martes, 15 de febrero de 2011

Dominatrix Leo (2)

Mi primer contacto con el mundo de la dominación fue a los 18 o 19 años, cuando por internet me atreví por fin a explorar las galerías más fuertes de menbox.com, en la que hay miles de categorías, mis preferidas por aquel entonces eran las de calzoncillos, exámen médico y barbudos, un día decidí abrir las de bondage, sadomaso, lluvia dorada, violaciones...

Descarté enseguida la violencia y las guarradas, pero me enamoré del cuero, de las botas y toda la estética del mundo del sado en general. Además, a mí me encantaban los velludos, y en esas categorías tenía más probabilidades de encontrar lo que quería, así buscando pelos inconscientemente fui aprendiendo del mundo del sado. 


Durante muchos años sólo me interesaba el look de los amos y los esclavos. Pero sabía que tarde o temprano me apetecería sentir algo más allá del brillo del cuero. Ser pasivo, joven y ser delicadito (digámoslo así) me confundió y creí que dentro de ese mundo yo debía ser un esclavo, protegido por un amo fuerte y ser venerado pero utilizado, como un príncipe persa secuestrado y puesto al servicio de un rey macedonio o algo así :)

Sin embargo mientras duró aquella creencia mi espíritu no cobraba suficiente fuerza para dar el primer paso. Fue cuando crecí y me vi cara de hombre cuando consideré que podía ser amo y que había perdido el tiempo haciendo caso a los clichés. Cuando llegué a esa conclusión enseguida tuve esclavos dispuestos y tuve mucha más ganas de conocerles que a cualquier amo.

Desde entonces habéis leído algunos post sobre esas experiencias. Que aunque son pocas, porque el sado o la dominación no es mi verdadero rollo, es algo que eventualmente me gusta saborear. He dado los primeros pasos, pero aún me siento novato, no logro que mis esclavos experimenten la dominación que les gusta sentir y la presión a la que me someto empeora las cosas, unida a mi falta de experiencia y de costumbre... dan como resultado un amo paralizado, con falta de imaginación y algo frustrado por no poder realizar lo que pajeándome se me ocurre y me parece tan morboso.

Otro factor que me molesta mucho es la piedad y la lucha interna a la que yo mismo me someto cuando se trata de humillar y someter a alguien. Para mí es un juego y en el fondo me gusta, pero soy muy buen chico, pacífico, justo... ¿por qué me pone dar órdenes, tener a alguien de rodillas y darle azotes? 

Habrá una tercera parte de este tema en menos de 24 horas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu epoca de pajas y "celibato" yo la explico por lo que he leido porque tienes muchas fantasias, eres creativo (se nota por como escribes) y tienes espiritu aventurero, pero te falta arrojo. Creo que estas aburrido del sexo porque habras ligado lo indecible y ahora estas indeciso a dar el salto a probar algo mas fuerte, igual que cuando abriste la galeria fuerte de esa web porno que has dicho.
deja de pajearte y saborea lo que te mola.

luised dijo...

hola soy luised de loqueungayquiere y mi blog esta nominado en la categoria de mejor blod de tamatica gay y tipo apoyo atraves de tu blog te estaria muy agradecido te dejo el link donde se puede votar http://modogay.blogspot.com/2011/02/27-de-febrero-entrega-anual-de-los.html

Le Morbo dijo...

Gracias por los ánimos Anónimo.

Luised votado! :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...