jueves, 2 de junio de 2011

Me voy a correr por la calle


Esta mañana he quedado con un amigo para dar una vuelta al Retiro corriendo, al terminar nuestro ejercicio y despedirnos yo estaba a punto de caer, él se ha ido corriendo en otra dirección, pero es que corre maratones y yo... andando me he visto sudado y deportivo entre ejecutivos por la calle de camino a casa. Me encantan los ejecutivos, y con alguno he coqueteado por el barrio, jiji. Con esas memorias y un cansancio enorme además de la necesidad de cuidados intensivos y alimento, esos ejecutivos eran como salvadores para mí, y aunque empecé fantaseando con que me daban de desayunar en su casa... acabé necesitando biberón, huevos y galletas hasta el fondo de mi cuerpo.

Y empecé a plantearme en serio hacer que uno se fijara en mí para tener un almuerzo de media mañana después de desabrochar una camisa y una corbata a un hombre maduro, viril, bronceado y peludo. Anduve con la verdadera necesidad de un macho, después de la carrera por el Retiro, un rato a solas con cualquiera de esos hombres (...con excepciones...) hubiera sido el plan ideal. Y me empezó a costar creer que a un ejecutivo no le apeteciera pasar un rato conmigo antes de volver al trabajo... a alguien tenía que apetecerle una mamada y follarse un culo recién corrido.


Me puse tan cachondo imaginándome cosas y casi palpando mentalmente el paquete de los hombres que se me cruzaban. Que me fijaba en todos... ejecutivos, uno que estaba arreglando la calle, un veinteañero con las piernas peludas, un cuarentón enfundado en lycra con casco pedaleando y esquivando señoras consumistas... alguno de esos tenía que estar encantado de tener sexo expontáneo, divertido y gay.

Hay una razón por la que estoy tan salido, ahora que tengo novio ha devuelto a mi culo la costumbre de alojar partes calientes del cuerpo de otro, y hace días que no hacemos nada, porque tiene reuniones super temprano y además yo tengo trabajos que entregar, así que no hemos dormido juntos. Para el colmo mañana cuando salga el Sol sale hacía Galicia, y me deja solo en la ciudad todo el fin de semana, creo que es eso principalmente lo que me tiene tan emocionado y al acecho. Muy pocas veces he estado tan perra como esos metros que he recorrido por la calle.

¿Sería la lycra de mis mallas? ¿El efecto sexual de los ejecutivos del barrio? ¿Que echo de menos la polla de Polo? Estoy más facilón y pasivo que nunca. 

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Chico, qué envidia. Aquí en Almería no hay mucho que hacer y este finde me quedo sin marido. El otro día tuvimos una pelea (bueno, sencillamente no le hablé en toda la noche) y mientras tanto yo sólo pensaba dónde me iría este viernes noche por Murcia (¿Backus?) o Alicante (¿Dark?). En fin, es así. Uno se compromete con otro pero siempre añora estar solo.

Chau

luised dijo...

Hola soy luised te dejo el link de mi nuevo blog ya que el otro me lo borraron http://loqueungayquierever.blogspot.com

Anónimo dijo...

Yo me mudo a madrid. Alli te los llevas de calle, es una gozada.

leoeses dijo...

¿Pero qué perraka estás! jajaja No está nada mal empezar el curro después de una buena mamada y follarme un culo estupendo. Seguro que voy a la oficina mucho mejor. ¿No corres por Chamberí? jajaja

Le Morbo dijo...

Gracias por los comentarios.

Anónimo 1, sal de juerga!! jaja, sin marido todo está permitido! sí no??

Luised, ya he cambiado el link por el nuevo :)

Anónimo 2... En Madrid ya no cabemos más gays! jajaja. dónde caben 23495204 caben 23495205.

Leoeses... una vez corrí por la calle Almagro, pero lo que has dicho ha sonado bien! jaja.

Estoy como un leo en celo.

Anónimo dijo...

Leo, yo también me fijo mucho en los trajeados (sean ejecutivos o no)y los escaneo de arriba a abajo a la búsqueda de cualquier indicio morboso... jajaja

Yo también soy ejecutiv@ y cuando estoy en celo, me refugio en men at play o sino en uk naked men (que ya conocerás de sobras)y me gusta fantasear que estoy manoseando las telas de sus trajes para literalmente tomar posesión de sus cuerpos e indagar lo que esconden en su interior....

Pero después de eso, ir a trabajar "mucho mejor" cómo insinúa Leoeses me suena a tortura. Yo que lo doy todo, me quedo sin fuerzas para ir a trabajar, cómo tu después de correr por el Retiro... Prefiero reponer fuerzas, meditando sobre mis preferencias y sobre mi futuro con un RedBull en la mano.

Mar****

Anónimo dijo...

los ejecutivos tambien son una de mis fantasias, y como dice anonimo uno aqui en almeria no hay ninguno para recrearse la vista.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...