viernes, 9 de septiembre de 2011

Oh, oh, no sé decir que NO

 
Nota: Me cuesta mucho escribir este post, no me gusta hacer malas críticas de locales, personas y confesar lo avergonzado que estoy hoy por mi comportamiento de ayer. 
Me daba un poco de pereza salir después de cenar, pero me motivé mirándome en el espejo con mi barbita, una camisa desabrochada enseñando mi pecho cachorro. Me fui andando para ir asimilando la situación por el camino. Lo tenía claro, si nadie me gustaba me contentaría con estar media hora en calzoncillos tomándome una cerveza siendo admirado por los osos y a las 12 de la noche me iría a casa a escribir en el blog sobre una historia morbosa, divertida y relajada. No necesitaba pedir más.

Cuando llegué todo el mundo estaba vestido, si no hubiera sido por dos chicos no-osos que estaban en calzoncillos hubiera pensado que leí mal la invitación. Mi plan de estar allí media hora era compatible con aquella situación tan defraudante, pedí mi cerveza y di mi camisa y mis pantalones en el ropero.

Al fondo del bar, cerca de una tele en la que había porno ursino, había 3 hombres mayores desnudos comiéndose la polla, no en la tele, sino en la realidad.

¡Nadie me miraba a mí!... a veces me parecía que me ignoraban y les incomodaba mi presencia.

Cuando nadie te mira el estar en calzoncillos pierde la gracia... Y temo resultar presumido o engreído, pero... no entendía aquella situación, ¿por qué no le gustaba a nadie? No me pareció normal. Era el más joven, el guapito e iba en calzoncillos, el asunto ha dañado mi autoestima.

Hasta aquí el post podía ser divertido, yo contando lo indignado que me hallo al ser ignorado en un bar de osos mayores. 


Socialicé con algunos, me estaba gustando estar allí, estaba siendo simpático y demostrando que estaba allí de buen rollo y quería hacer amigos... y uní a todos los jóvenes en mi grupo. Uno de ellos era brasileño (un chico súper majo, y quiero dejar claro esto porque voy a hablar mal de lo que pasó con él, pero fue mi culpa, no la suya). El brasileño se me echó encima, más o menos literalmente, y mi grupo se fue dispersando hasta que desapareció en media hora. El brasileño me besaba, yo le saboreaba un poco pero le evitaba, no era mi tipo, en realidad nadie allí lo era... y el brasileño era el mejor de todos, pero aún así a mí no me ponía en absoluto.

¿Por qué le dejaba besarme si no era mi tipo? Porque no sé decir que no a la gente maja.
Hubiera soportado más que bien que me hiciera una mamada, eso siempre se agradece y me gusta que me la chupen. Pero maldita mi suerte, el brasileño era súper activo y follador, y pasaba de arrodillarse.

Acabé yo de rodillas en el baño chupándosela a saco. ¿Por qué? Porque soy gilipollas, no encuentro otra explicación. Él no me obligó, ni me manipuló, ni me forzó, fui yo el que anulé mi libertad olvidándome de decir la palabra NO.

- ¿Te pongo? - me dijo al ver que yo no me empalmaba.
- Es que en público me pongo nervioso - le dije.

Seré GILIPOLLAS!!! ¿Quién estaba hablando por mí?

- Creo que estás jugando conmigo - me dijo cuando le dije que no quería ir a su casa a follar.

Y para demostrarle que no soy un calientapollas le hago la mamada que he dicho antes...

O sea... me metí yo sólo en una auto-violación oral. No es algo que haya descubierto hoy al despertar, mientras lo hacía me sentía forzado por mi enfermedad mental de gilipollas.

Debo decir que chupársela me excitó y me la casqué muy a gusto. Pero... el cómo me había metido en eso era un caos. Y debo confesar que lo que me ponía era yo mismo de cuclillas con el vello de cachorro y la barbita, mientras el otro no tenía ningún interés para mí.

Espero que no me llame, porque me pidió mi teléfono y se lo di. Jajaja (me río por no llorar).

Llegué a mi casa a las 3, lamentando sobretodo el tiempo que había perdido metido en una espiral de sumisión paranormal. Ojalá me hubiera ido a las 12.

Me he enrollado otras veces con chicos que no me molaban al principio, y que poco a poco han despertado mis instintos, me han excitado y me han hecho ceder, pero la excitación era real y muy visceral, a veces hay que olvidarse del cliché de "mi tipo". Pero este no era el caso.

Me da vergüenza contar esta historia. Me siento estúpido y me parece un tema serio, la gente que no sabe decir que no se mete en unos líos...

No soy víctima del brasileño, soy mi propia víctima.

9 comentarios:

VicioMadrid dijo...

Relato muy sincero, que desnota tu gran sensibilidad. I no te preocupes, eso de hacer algo sin quererlo de verdad, pasa a todos!!!

PS: Cual era el bar donde fuiste?
Un besote

Dias-

Observatorio Gay Granatense dijo...

Hombre no creo que seas gilipollas, sino que, inconscientemente (no estoy en plan FREUD, pero intento hacerte ver que no ers gilipollas) estabas frustrado porque ninguno de los osos te hizo caso, y eso lo proyectaste -sin querer- con el único que te hizo medio caso, que pudo ser el brasileño, como una farola con pantalones, quiero decir, que necesitabas ser la atención de otro, después del fracaso inicial.... A lo mejor te falló la juventud (si como dices, y muestra tu cabecera, eres tan velludo y morboso) prueba dentro de 20 años, verás como ya no desentonas.... jejejeje...

Chuqueder dijo...

Amén a la última frase.
Parece que tienes la cabeza llena de ideas. Creo que la desconexión y la amplitud de miras que conseguirás con tu viaje te ayudará a conocerte, comprenderte y no caer más en estas cosas.
También hay que decir que la perspectiva influye mucho. Hubiese sido una historia de lo más morbosa pensando en lo que encontraste entre un mar de osos y a espaldas de Polo.

Tioxmadrid dijo...

Asi que no sabes decir que no mmm ... Avisa de la proxima fiesta a la que vayas y me aprovechare de tus debilidades ;)

Anónimo dijo...

Me da asco que los jovenes vayan en ese plan
y me da mas asco aun que tu blog pueda influir en otros chicos de tu edad y mas jovenes.
he leido que quieres ser chapero y se me han caido los palos del sombrajo.
asco es la palabra

Tioxmadrid dijo...

Anonimo esta claro que no has entendido nada .Este chico no quiere ser chapero , sino no estaria estudiando una carrera universitaria . Este chico encuentra morbosa la situacion de que un desconocido le pague para tener sexo . Y yo le entiendo perfectamemte , quien no ha fantaseado nunca con ello ?? -
En cuanto a los jovenes que puedan leer su blog , espero que Lemorbo tenga una fuerte influencia sobre ellos . Pese a que te gusten mas o menos sus aventuras no para de decirnos lo importante que es USAR CONDON y hace que nos concienciemos de ello . Por otro lado informa bien de lo que hay . Asi que si un jovencito se mete ahi dentro ya sabe donde va ...

Sufur dijo...

Comprendo que te sientas un poco tonto... pero si te sirve de consuelo, no estás solo en esto. A mi me ha pasado también, y también me he autocastigado por no saber decir que no... Puedes verlo de dos formas. Una, como un aprendizaje: hay algunos a quienes nos cuesta un poco más decir "NO", y este tipo de experiencias nos ayudan a fortalecer nuestra resolución. La otra forma de mirarlo es pensar que eres un tío generoso que no quieres negar el placer a los necesitados jaja. No te agobies, y un beso

Anónimo dijo...

mira yo tengo 19 recien cumplidos y bien puestos y a mi me encanta decir NO xq te hace quedar mas misterioso y mas serio y no como un chico facil...(yo y talvez yo) prefiero tener a unos pocos en mi cama y muchos detras mio que tener a muchos en mi cama y pocos detras mio; xq sinceramente te hace quedar como alguien muy rapido que podes pasar el rati y ya; pero te respeto tus experiencias y me gusta tu blog

Le Morbo dijo...

A pesar de todo, Anónimo de 19, el Brasileño no lo tuvo nada fácil, pero fue un pesado, quizás en otras circunstancias yo hubiera sido más claro al decir que no, pero... así pasó, al final sin ser fácil no pude hacerme respetar.

Me alegro de que tú tengas esa seguridad, para que no se aprovechen de ti es fundamental.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...