miércoles, 16 de julio de 2014

Cuernos en Madrid


Este año ha sido un buen Orgullo, aunque no he podido a ver a todo el mundo que me gustaría, entre otras cosas porque soy un chico trabajador y no he podido tener la libertad que he tenido siempre en el Orgullo. 

El miércoles fui con el chico al que hacen bullying en clase (he escrito un post sobre él hace unos meses) a ver a su nuestro ídolo Conchita Wurst en el pregón, para celebrar el Orgullo y sus vacaciones que para él es la libertad de sus putos compañeros. Me sentía un poco raro con un chico 10 años más joven que yo, pensaba... si podría ser mi hijo! Pero la verdad es que somos buenos amigos, soy como su hermano mayor y en el fondo... debo reconocer que no me cuesta nada encajar con los gustos de un adolescente, llámalo inmadurez o efectos de la generación perdida. 

Y me centraré en lo sexy, que para eso es el tema del blog.

El jueves quedé con Oso Casado, no le veía desde 2012, sigue casado y su hijo ya anda. Esta vez si que no me sentí culpable... total... se ha puesto en serio con lo del sexo gay fuera del matrimonio, y él es el que me llama, así que... Dios me libre. Seguramente su mujer no merece que le pongan los cuernos aunque no hacen el amor juntos desde hace años. Oso Casado me pone mucho, a mi que me cuesta a veces correrme, con él me tengo que aguantar para no terminar demasiado pronto. 

¿Os acordáis de Jean Paul, aquel fotógrafo francés que vive en Londres y que conocí en una Vogue's Fashion Night Out en Madrid con el que después pasé unos días en Navidad en 2010 en París, que me dejó solo una noche y le puse los cuernos en nuestra propia cama de hotel con un cachas al que no le entendía un "mot"? Pues vino el viernes, el caso es que hemos quedado después de tantos años de Skype y cibercoqueteo. En realidad no ha venido por mí sino por sus amigos pero como viajero que es tendrá a uno en cada puerto, y yo soy el del Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Hemos hablado más que follado, aunque follado también! Ha sido tan romántico como lo fue aquella Navidad y no se merece que le pongan los cuernos.

También ha venido Leñador, aquel osete con el que hice un trío en la Sauna Premium en 2012, entre otras citas sin un tercero ese mismo año. Quedé con él el domingo poco después de despedirme de Jean Paul con final feliz, Leñador siempre se merece un momento de mi tiempo y me gusta mucho, pero tiene algo que me pone nevioso, vamos, que me dan unos gatillazos gigantes, creo que es demasiado mi tipo para que me pueda relajar, y además me he enterado de que tiene novio, no sabría explicar cómo me impactó aquella buenimala noticia.
- Pero yo te gusto más, a que sí? - le pregunté desnudo, tumbado, debajo de su cuerpo peludo.
No sé lo que respondió, algo inteligente y que le salvó la vida, pero por un momento me permití pensar que era verdad, total, allí estaba conmigo en vez de con su novio y me permití creer en mi propia mentira. Seguramente el novio tampoco merezca que le pongan los cuernos. Teníamos demasiado calor para disfrutar de estar caliente. No me pude correr con él.

El Escort que conocí hace años también estaba en Madrid esa noche y quedé con él en menos que canta un gallo, no le veía desde aquella vez en 2012 cuando me invitó a una de las fiestas de famosos que frecuenta por su "trabajo". Sabía que no me iba a cobrar y yo tenía la vena de periodista a flor de piel y quizás con él podría correrme esa noche.
- ¿Cómo vive un escort el Orgullo Gay, a caso hay trabajo con la cantidad de chicos gratis que invaden la ciudad? - le pregunté mientras le pajeaba. 
- Siempre hay trabajo, contratar a un escort no es sólo una cuestión de necesidad, también nos contratan por morbo. - contestó. 
- ¿Has trabajado mucho? 
- Sí, pero tengo fuerzas para ti - viendo lo dura que la tenía... entendí que su potencia era imprescindible para su trabajo. Yo era el tercero ese día y yo estaba mucho más agotado que él. Por eso él es Escort y yo no. 
- ¿Cuánto has ganado este Orgullo? - mi sangre de periodista fluía por mi cuerpo a toda velocidad 
- Más que tú en un mes en ese trabajo de mierda que tienes. 
- Eres una mala influencia, siempre has intentado que me interese por ser escort. 
- Qué fácil eres, Leo! ¿Si compartimos 350€ para los dos por un rato con un casado vendrías? Conmigo no te va a pasar nada malo, todo bueno. 
- Me lo pensaré mientras me follas de pie en medio de este salón, prometo poner el ojete a la altura perfecta. 
- Vendrías y lo sabes. ¿Cuántos videojuegos podrías comprarte al acabar con el cliente? 
- Sólo tres o cuatro, depende. 
- Piénsatelo, Leo, piénsatelo! - decía mientras me envestía y a mi se me cargaban las piernas en esa posición. 
- Hagamos un perfil pero no prometo nada. Y déjame en paz, no puedo pensar mientras me follan.
El Orgullo me ha dejado una sensación de zarandeo increíble. ¿Es esto lo que deseo, volar de flor en flor esquivando cuernos...? Y lo que me faltaba, ser chapero... Lo que sí tengo es un síndrome de Pretty Woman muy fuerte, todos los días sueño con que alguien me retira de las calles, que en este Orgullo eran tan peligrosas como los San Fermines, cuerno por aquí, cuerno por allá.

miércoles, 2 de julio de 2014

Salir a tomar el fresco


Salí de mi casa vestido con unos pantalones cortos de deporte que pudiera quitarme sin tener que descalzarme, un polo y sin calzoncillos, porque había quedado con un vecino para ir a tomar el fresco al aire libre. 

Mi vecino me esperaba en su coche también listo para ir al Cerro de los Ángeles. Era la primera vez que iba a esa zona de cruising, aunque como siempre que me acerco a una, lo hice con la condición de no meternos en el jaleo.

Cuando llegamos tuve muchos reparos de alejarme del coche, pero dejamos el coche atrás y nos adentramos en un pinar, de repente apareció una mesa de merendero apartada. La zona estaba llena de cintas de plástico que iban de árbol a árbol, como guías de una cuadrícula o algo así. 
- Venga, desnudémonos - dijo el vecino.
Lo hicimos, yo me moría de miedo, las cintas no dejaban de hacer sonidos de pasos en la tierra y cada vez que pasaba un coche por el camino creía que venía la policía a detenernos y llevarnos a comisaría tapados con unas mantas plateadas de esas. Nos besamos y empecé a sentir el morbo de estar caliente al fresco, qué buen plan me pareció, pero yo allí tan desnudo me sentí como si me estuviera pasando de la raya...

Mi vecino me empezó a chupar la polla y dejé de pensar con la cabeza, me daban igual las luces y después de 15 minutos me di cuenta de que allí no nos iba a pillar nadie en toda la noche, así que me tumbé en la mesa de madera, abriendo mis sentidos, mis piernas y mis brazos y me dejé merendar allí. Desnudo con las zapatillas, y ya sabéis algunos lo que me pone hacer sexo calzado, añade los pinos y el cielo y os juro que gemí más que en mi vida, y no por poner cachondo a mi compi, es que no podía evitarlo, me molan los gemidos que me salen de puro placer, me salen muy sexys.

Luego me tumbé de lado y me merendé la polla del vecino mientras él me hacía dedos lentamente. Odio los dedos... al poco rato siempre duelen por mucha saliva que pongas y empecé a cambiar gemidos por quejidos.
- ¿Qué te pasa guapo?
- Me raspas con los dedos!! soy muy estrecho... - le dije.
- ¿Estrecho? pero si ya te estoy metiendo 3 dedos y entran solos... - dijo entre risas.
- MENTIRA!! - dije ofendido. Supongo que si lo decía es que era verdad, pero me sentí insultado.
Fingí que quería zafarme y huir de él, sólo para que creyera que era él el que me estaba dando la vuelta y se le ocurriera comerme el culo... funcionó!

Allí estaba yo, desnudo sobre un merendero con la cara de mi vecino entre mis peludos gluteos, gimiendo sin ningún pudor. Me relajé mogollón, con el culo extremadamente limpio, uno puede permitirse ese lujo, y me empezaron a entrar ganas de que me follara. 

El vecino me dio la vuelta, me puso las piernas en plan ginecólogo y empezó otra vez con el puto dedo... pero HUMMMMM.
- ¿Qué estás haciendo? - dije con la voz entrecortada de placer.
- ¿Qué pasa... ehh, te está gustando? - dijo apretando más.
Era el punto G, estoy seguro, sentía aquella sensación desde el interior de mi culo hasta la punta del rabo, era como una presión vibrante, y como si mi polla estuviera más conectada a mi cuerpo que nunca. 
- Mira como se te está poniendo el platanito - dijo (es que tiene forma de plátano).
Intenté encontrármelo por mi mismo en aquel momento, lo he tocado otras veces yo solo, pero sin saber exactamente el sitio, y desde luego no era tan tan tan bueno como lo que me hacía él, quizás tocar el punto G en un escenario morboso tiene más efecto que en tu propia habitación.

Una pareja de chicos que había estado allí quizás antes de nuestra llegada pasó a varios metros, creo que ni nos vieron, igual que casi ni nosotros los vimos, pero nos cortó el rollo. 
- ¿Quieres que te haga el amor? - me preguntó.
Yo le dije que sí con la mirada. Le hice una mamada que le devolvió a la vida en un periquete, luego me la chupó él,  nos empezamos a besar, yo sentado en el merendero con mis piernas al rededor de su cuerpo y de repente se corrió en todo mi pubis... (cuando eres peludo eso es una mala idea), me pajeé mientras el vecino me miraba estirado en la mesa bajo las sombras de los árboles. Me corrí, cogí toda la leche que pude de mi pubis y la disparé hacia la nada con un movimiento brusco.

Y por eso la gente cuando va a un merendero debe llevar mantel!

Miré el reloj, estuvimos DOS horas, el tiempo vuela cuando tomas el fresco. Flipé, habíamos estado desnudos dos horas al aire libre... cuando salí de casa pensé que no conseguiríamos hacer nudismo más de 10 ó 15 minutos antes de entrar en pánico y abandonar la idea.

Cuando volvimos al coche, le pedí dar una vuelta por la zona de cruising, y vi un poco el rollito. Vi a dos chicos por allí dando vueltas que se acercaron al coche, eran muy jóvenes, como de 25 y bastante guapos, pensaba que ese tipo de jóvenes escaseaba en el cruising. En otro coche había unas piernas en calzoncillos, también parecían de joven. También vi a otro joven con buen tipo que iba con una linterna entre los pinos.
- Cuando cumpla 28 a lo mejor me atrevo a que nos metamos por aquí - le dije.
- Pero que solo miren eh.
- Lo de tocar, a los 29...
Me dejó en casa y me puse a buscar el punto G sin éxito, tendré que volver a llamar al vecino un día de estos. El vecino dice que tengo que buscar un bultito a pocos cm de profundidad, dice que a mí se me nota muy bien... pero no lo identifico!!

martes, 24 de junio de 2014

Juguemos a que te obedezco un rato

¿Por qué privarme de un polvo de calidad sólo por no querer colgarme la etiqueta de "perra"? Me colgué la etiqueta para ver qué pasaba.

- Sí, amo, con una condición, que no me haga daño cuando me folle - escribí en el whatsapp asqueado por estar fingiendo ser sumiso a cambio de buen sexo.

- Si la perrita se porta bien, el amo se porta mejor - contestó el pibón que me iba a follar esa tarde.

Cuando iba en mi bici con el tanga bajo los pantalones hacía la casa del "Amo", me salía una sonrisilla, ¿cómo no me iba a hacer gracia aquel paripé? La conversación que tuve por Skype con el Amo me favorecía por todas partes, y en una especie de intuición femenina me di cuenta de que era más fácil conseguir mi objetivo diciendo cuatro clichés de perra.

El chico parecía algo inaccesible para un chico no sumiso, pero las palabras mágicas me abrieron las puertas. Daba por hecho que en la sesión comería mucha más polla que de costumbre, pero bueno, a veces hay que hacer un esfuerzo por mantener arriba a nuestros compis sexuales, en una doma o en una follada normal, no me parecía tan injusto. Y mi única obsesión era ver encima de mí a ese muchachote disfrutándome y disfrutándole yo a él, fingir ser una perra hasta el punto de serlo... no me parecía tan mala idea.

Hasta que llegué a su casa y empezó a comportarse como un Amo y me entraron los siete males,  obedecer es una mierda. le quita todo lo guay al sexo. Su polla estaba riquísima y su voz me ponía mogollón, era súper sexy, autoritaria pero adorable. 

- Ponte a cuatro patas en esa mesa, apoya la cabeza y mueve el culito alegremente - dijo despacio con su voz de locutor de radio.

"Puffff, esto me está costando horrores." - me decía a mi mismo. 

"Tranquilo sólo tienes que mover el culo como lo haces siempre cuando escuchas Kylie en tu habitación, se te da bien, sigue Leo y conseguiras que te folle que es a lo que has venido, mueve ese culo para el Amo." 

"Joder, esto es un ejemplo claro de humillación y de arrastrarse, no me mola nada"

"Tranquilo, este Amo no es tan duro, es súper educado, le falta perdir las cosas por favor, dale lo que pide y te dará lo que venías a buscar"

"Sí, pero... que no me vuelva a llamar perrita buena porque le muerdo!"

Me tuvo chupándole la polla un rato, no mucho más que cualquier amante normal, eso sí, con la puta diferencia de estar llamándome perrita todo el rato y yo ya rabiaba.

¿Por qué me había metido en eso? Recordé mi plan, que estaba representando un papel para probar esa polla y ese cuerpazo,  y me volví a centrar en el papel todo lo posible. Si lo pensaba fríamente no estaba sucediendo nada fuera de lo común, no hubo insultos, ni golpes, ni gritos. Era de hecho como cuando vas al médico y recibes órdenes en plan desnúdese, abra las piernas y déjese hacer... Nada que debiera sacarme de quicio realmente.
- Tienes cara de pillín, qué estás pensando - me preguntó. 
- Nada, es que no quiero chupar más, ¿aquí cuando se la follan a una? - respondí con mi sonrisa de "enamórate ya y saca los condones".
- ¿Quiere follar la perrita? ¿Quiere sentir al Amo?  
- Sí, pero antes chúpame un poco el culo para que se me abra bien, es que si no está muy tenso y me hace daño. (Por favor Amo) - ese por favor me costó horrores.
Esperaba que él estuviera lo suficiente cachondo para tolerarme esa "impertinencia". Tampoco soy el primer esclavo que acaba llevando las riendas.

- Chupándome el culo con los ojos cerrados y la lengua fuera no pareces tan duro eh - le dije cundo llevaba un buen rato lamiéndome el ojete.
- Está muy rico perrita.

Me revolví y puse mi cara frente a la suya.
- No suelo besar a chicos que acaban de estar chupando culo, pero si eso hace que me dejes de llamar perrita....
Y le besé con todas mi ganas. Ñam, rico, era cierto lo que decía, ¿será posible que mi culo sepa... como a "fresco"? a mí me supo a eso.

Se puso el condón y me folló con toda la educación que le caracteriza, parando cuando me dolía, preguntando qué tal, y con la intención de hacer que me corriera, seguramente como Amo lo hubiera hecho exactamente igual, pero llamándome perra, me alegré de aclarar ese punto.

- ¿Te han hecho comerte tu semen, Leo?
- No... jamás - mentí a medias, porque casi siempre me como mi semen, pero era verdad que no me lo había ordenador nadie, lo hacía por mi propia iniciativa.
- Córrete en mi mano, y luego la lames toda - dijo con sus modales de urólogo.
- ¿En serio?... "amo" - dije ironizando mucho con la voz. 

Cuando salí de mi casa no me esperaba tanta atención por su parte a mi disfrute, así da gusto ser una perra, creo que debería hacerlo más veces. Ese tío bueno me estaba dando sexo de calidad superior, ¿cómo no iba a estar agradecido? 

- Gracias Amo... - dije con muchísima sinceridad justo antes de correrme en su mano. Apretando el culo al correrme y sintiendo ahí su rabo.
- Toma, Leo, chupa tu leche, mira qué blanquita te ha salido.

Y relamí y relamí sin fingir nada en absoluto, con las mismas ganas con las que lo hago siempre, recuperando el aliento y con cara de vulnerable, como siempre que me corro bien.

Así que... he aprendido una cosa, ser una perra en la mayoría de los casos es sólo una cuestión de nomenclatura, en realidad muchas veces es sexo normal con activos normales y pasivos que fingen ser perras.

O quizás... la verdad es que muchos somos perras evitando llamar las cosas por su nombre.

Las etiquetas son un asco. Aunque mira, a veces te facilitan el camino. El próximo día puede que hasta me deje dar azotes.

lunes, 16 de junio de 2014

El pelo da vigor


¡Comprobado! Cuando no me afeito la barba en un mes, si además va unido a tener todo el vello que me corresponde genéticamente sin ponerle remedio, me pongo a cien mil. Me di cuenta cuando estaba en el gimnasio con una camiseta blanca finita que al sudarla empezó a delatar lo peludo que soy. Me vi en el espejo y me sentí desnudo, molaba!

Viernes a las nueve de la tarde, mi gimnasio estaba vacío, me hice una sesión de selfies por todas partes, de vez en cuando aparecía el señor de la limpieza para cortarme el rollo. Pero mi cachondismo seguía subiendo. No me iba a conformar con una pajita, ese día no.

Lancé algunos cebos por whatsapp, y recordé que OsoCasado me había mandado un mensaje una semana antes pero yo no pude quedar ese día, así que le pregunté si quería plan. Como no tenía sitio propuso irnos por ahí a follar al aire libre. Sí!! me molaba el plan.

Desarrollamos la fantasía un rato, pero al final le empezó a parecer imposible salir de su casa sin levantar sospechas. Me dejó con el cruising privado en los labios, y empecé a rabiar ¿qué posibilidades de hacer ese plan con alguien en el que confíe esa misma noche? Quería sentirme peludo y follado al aire libre.

Lancé mi cañita a aquel vecino con el que jugué a Atrevimiento o Castigo con el que estuve desnudo en su portal, recordáis? Pues él estaba a punto de salir en una hora por ahí con sus amigos, pero si me daba prisa nos daba tiempo a quitarme el mono de sexo. Y tiene terraza en un último piso, no es que sea muy natural, pero al menos no hay techo!

El nudista de portal se ha cortado el pelo y estaba muy guapo, pero el muy estúpido se ha depilado todo el cuerpo, casi me entró un bajón... pero en cuanto vi que el chico estaba encantado con mi visita y empezamos a besarnos, se lo perdoné.

- Tenemos que follar en la terraza eh - le dije.
- ¿Prometes gemir como una perra?
- No... pero prometo que si me gusta lo vas a saber.
- Déjame comerte ese culo de peluche.

Pocas veces me he visto la polla tan dura como esa noche, de esas veces que está a tope de firme y generando tanto líquido preseminal. Que el chico estuviera depilado me daba hasta un poco de repelús, la verdad, pero eso me hacía más velludo a mí, y eso me ponía. Mi morbo se retroalimentaba por sí solo, creo que aunque hubiera estado con alguien menos sexy yo hubiera estado igual de cachondo. No es que esté menospreciando a mi acompañante, en absoluto porque es un encanto, pero en ese momento cualquier hombre de cualquier tipo físico podría satisfacerme.

Al final no grité como una perra, pero cuando follándome el chico me acariciaba todo el cuerpo me corrí como una bestia. Y él también...

- Callaaaa!! - dije espantado con sus gemidos en la terraza haciendo eco por la calle.
- Cállate tú, si tú tienes la culpa de que estemos en plena calle y por ponerme tan cachondo y gritón - me respondió - Si no quieres que haga tanto ruido no tengas el culo tan suave y caliente.

Desde luego en ese momento me quedó claro, cualquier amante no sirve, cuando te sale uno simpático es un gustazo. Me volvió a apetecer follar con él en ese mismo momento para que volviera a decir aquello.

- Lo siento pero me tengo que duchar, ya sabes que he quedado.
- Pero si no querrías estar más rato conmigo no? - pregunté sintiendome un poco expulsado de allí.
- Estás para raptarte y atarte a la barandilla de la terraza. Vente el domingo con el pubis recortado.

Me tapé la entrepierna avergonzado.

- Pero la barba no me la quito eh!
- Sólo un poco el pubis, por fa.

Lo haré, pero tengo que decir que con el pelo estoy más feliz, la verdad, con lo blanco que soy, cuando me quito el pelo me siento como un raro. Y el pelo me da calor pero también vigor, me pongo cachondo mucho más rápido.

martes, 13 de mayo de 2014

A quien tenga se le dará más


Día 1
Quedé con mi vecino Pasibollo, y como buen experto con el entendimiento que le dan sus años de actividad pasiva me dilata que da gusto, consiguió con paciencia superar mi tope y girando el dildo doble de 50 cm consiguió llegar a meterme la mitad, fue algo demasiado intenso para describirlo como placentero, pero os aseguro que me encantó la sensación de haber superado mi marca. Pasamos una noche lésbica genial y me fui a casa pero sin haberme corrido.

Eran las doce de la noche y estaba tan desvelado que me parecía una tontería intentar dormir. Así que me puse a whatsappear y coquetear por internet, no pretendía nada más que un poco de sexo telefónico o algo así, pero me topé con otros vecinos desvelados casados entre ellos que querían trío... Y yo con la leche caliente, el culo abierto y a unas pocas calles de distancia no tenía muchas ganas de rechazar la oportunidad. Eso sí... les dije que sólo iba a hablar un rato en su casa nudista... Pero acabé follado, lógicamente, le di gracias a Pasibollo por prepararme de tal manera, así no me dolía nada, creo que le visitaré cada vez que tenga una cita.

La pareja de hombretones casados me pareció lo más aburrido al principio quizás porque eran demasiado "paternales", hasta que empezaron a manejarme como a un peluche en su cama. Se quitaron veinte años de encima de un plumazo. No tardé casi nada en correrme, quizás ocho minutos... pero lo eché todo y me quedé sin respiración unos segundos. Me fui de allí con un montón de planes "familiares" para un futuro. Gracias, gracias... ya os whatsappearé.

Creedlo!!!! cuando volvía a casa un antiguo ligue que me chupó la polla contactó. Eran las dos de la madrugada.

- ¿Qué haces? 
- Estoy en la calle, de camino a casa.
- ¿Cansado? - me preguntó.
- ¿Quieres visita? - le dije yo.

Me parecía una situación muy graciosa que fuera a tener sexo con cuatro personas en una noche. Me estaba recorrriendo el barrio teniendo sexo... y me acordaba de que hacía unos días rechacé cualquier plan de Capuccino de ir a una fiesta guarra porque no me sentía sexual, cómo cambian las cosas de un día para otro. Además con las malas críticas de mi blog últimamente un pequeño diablillo en mí sentía ganas de demostrarme a mí mismo que aún era LeMorbo.

LLegué a su casa y nos besamos mucho rato, el es tan violento besando y yo tan tierno... que no sé cómo puede ser tan chulo estar besándonos tanto rato. El caso es que con esos besos se me puso dura de nuevo, no sabía si podría correrme después de la descarga de hacía un rato, pero me la chupó con todas sus ganas y algo salió. Él se corrió a la vez, y por fin me pude ir a mi casa a dormir.

Día 2
Estaba lavando mejor mi dildo lésbico para guardarlo en su saquito y esconderlo en mi antigua mochila del cole como siempre, cuando pensé... a ver si me vuelven a caber 25cm... HALA SÍ!! mmmmmm.

Horas después la mayoría de los activos de mi lista tenían un whatsapp con una foto erótica mía en su móvil. Él más rápido y cercano era uno al que aún no conocía en persona y habíamos hablado cuando me operaron las muelas del juicio hace ya años, de atarme, y amordazarme con la excusa de que no podía usar la boca.

- ¿Sigue en pie el plan? - pregunté.
- Aquí tengo las correas, la mordaza y los condones.

Nunca había quedado con él porque su vena dominante me incomoda un montón. Pero prometió que no me iba a hacer daño y las correas eran autoquitables (o sea que era todo más estético que otra cosa). 

No me puso la mordaza porque me negué a perder la opción de gritar si me hacía algo que no me gustaba. Y grité, vaya que si grité....mogollón, pero es que me torturó los pezones como un loco, y mis pezones son muy delicados. Puto bestia!!! me ha hecho hasta cardenales.

Eso sí, me folló genialmente, sobretodo cuando me solté de las correas esas que no me ponían nada... y empecé a tirarle de los huevos con fuerza, recordé que eso le molaba hace años, y eso no cambia. Se corrió enseguida con mis tirones. Yo no había acabado, pero fue fácil volverle a poner cachondo. Me volvió a follar con mis piernas en sus hombros y me corrí por todo mi cuerpo. Me fui de allí muerto de risa porque es un chico súper cachondo, no deja de hacer chistes de todo y eso me hacía sentirme muy cómodo. Cuando salí a la calle me di cuenta de que eso de gritar de dolor y forcejear con ganas reales de venganza me puso mogollón. Relaja mucho la tensión :)

Luego quedé para ir a Leroy Merlin y a cenar con uno con el que salgo de vez en cuando pero con el que no he follado ni nada aún, y estuve súper pesado en plan salidorro, tocándole el paquete mientras conducía, preguntándole si quería que se la chupara... al final no hicimos nada porque no teníamos sitio y mis piernas impiden cualquier éxito de sexo en coche. Me alegró ver que aunque es bastante cortado con el sexo se pasó toda la noche cachondo y reaccionando a mis coqueteos.

Día 3
Mierda, ese día lo tenía más difícil, OsoCasado del que ya os he hablado se quedaba de Rodriguez, pero yo había quedado ya con mis amigos... Pero si era fiel a las señales sexuales que me mandaba el mundo, qué casualidad que justo en esos días OsoCasado estuviera libre. Pero me apetecía más el plan con mis amigos, de todos modos seguía cachondo e imparable, así que me busqué un plan sexual con un ligue al que no veía desde 2007, antes del blog. Cuando era un chiquillo depilado y esquelético. Me hacía gracia presentarme fornido y peludo...  pero no quería traicionarle así que antes le envié fotos. Hablamos mucho en su casa, desnudos, me folló y aunque recuerdo que fue exactamente igual que antaño no sentí ningún morbo... A lo mejor es que ya lo había agotado todo durante esos días. 

- ¿Y ese cardenal? - dijo señalando mi pezón derecho.
- Me he dado un golpe.

Esa tarde no me pude correr, lo intenté pero nada. Lo que sí es cierto es que durante estos días me he dejado llevar por unas ganas muy reales, sin forzar nada y por eso no me siento ni mal ni culpable :)

El sexo atrae más sexo, un culo bien abierto es como un agujero negro que lo absorbe todo y te nubla la mente.



miércoles, 23 de abril de 2014

Mearse en los muebles


Hoy os voy a contar una de esas historias que sólo los sexpertos en guarreo conocen. Todos conocemos el fetiche del pis, está más que asimilado. Lo que yo no sabía era que había gente a la que no le molaba especialmente que le meen o ver mear, sino mear y que otro chico se mee por sus muebles, paredes, cajones...

Eso tenía que investigarlo, no podía dejar pasar la oportunidad, aunque temí meterme en la boca del lobo con un desequilibrado, la sensación típica de cualquier cita a ciegas pero multiplicada por cien por ese detallito de loco.

Antes de que viniera a buscarme fui a casa a ponerme unas zapatillas que ya no me gustaran, por si el pis. Entramos en su casa, con la única condición de no mear en la habitación, sólo en el salón, la cocina y el pasillo y teniendo cuidado con los enchufes y la tele... 

El chico, de 30 años, no parecía un loco, hablando un poco con él entendí que aunque su fetiche era poco común, él era perfectamente normal, aunque cuando vi la banderita de España con la gallina negra me quedé un poco en shock.... hasta que me explicó que esa era la casa de sus abuelos... entonces encajé algunas piezas ¿sería venganza postmortem? No pregunté, preferí pensar que todo era más sencillo de lo que parecía.

Todos los detalles eran raros, pero él era muy majo e inofensivo, ni siquiera me parecía un vicioso, ni estaba demasiado interesado en el sexo guarro, sólo en mear por los muebles. Ni siquiera nos desnudamos ni nos bajamos los pantalones, él decía que yo podía hacerlo pero él prefería mear con los pantalones puestos porque le molaba más así.

- ¿Dónde quieres que mee? - me preguntó.
- En la pared encima del sofá.

Se subió al sofá y empezó a mear en la pared. Me animé, me la saqué y empecé a mear en el sofá de piel. Jajaja, qué fuerte, estaba meando en un sofá!

Fuimos meando a rachas, para que todo durara más y marcar más territorios. Me fui al pasillo y eché chorros por el aparador que allí había. No creo que fuera yo el primero en profanar aquella casa con mi pis, pero nada estaba muy sucio, algo polvoriento y abandonado, pero no maltratado de la manera que esperaba cuando este chico me planteo su fetiche.

Me bebí una cerveza, con el asco que me dan, pero lo hice en pos de seguir meando.

- ¿Te mola que se meen encima de ti o mear encima de gente? - le pregunté.
- Me da igual
- O sea que sí... - y le amenacé apuntando hacía él que estaba sentado en el sofá.
- El próximo día cuando me traiga ropa de recambio.

Fue a la cocina a por otra cerveza y le sugerí mear en el frigorífico que solo tenia cerveza y Fanta. Y va y lo hace... 

Él estaba cachondísimo, le manoseé la polla y cuando se corrió por mi mano con un movimiento brusco lancé toda la lefa contra la pared de la banderita franquista. 

El suelo estaba lleno de meados transparentes. pero lleno lleno, es increíble todo lo que pueden mear dos chicos bebiendo cerveza. Más de lo que creía... porque cuando me fui a mi casa dejando todo el marrón al otro, estaba a 3 paradas de Metro de mi casa en las que sufrí muchísimo, no me di cuenta de que aún tenía cerveza que iba a salir... casi me meo encima!!

No me ha gustado especialmente este fetiche, tiene su gracia así de repente, pero... nah, si el chico no fuera tan mono, tan viril y tan simpático me hubiera aburrido. Sin embargo ya puedo decir que he meado sin restricción por una casa y es guay la sensación de mearse en las reglas.

Si lo hacéis tened el permiso al dueño de la casa, no seáis mal educados.


sábado, 12 de abril de 2014

Dónde hay confianza da asco

Siento muchísimo no escribir más a menudo pero sobretodo ir dejando historias a medias, así que voy a intentar solucionarlo estos días, que me apetece mucho actualizar el blog, porque algunas de las historias tienen desenlace.

Compi tuvo su feliz sexo anal, pero ahora le pasa algo incontrolable, para "enfrentar" su miedo al compromiso ahora se pasa el día ligando por todas las redes sociales, pero luego se siente mal porque teme romper la relación con su oso, sin embargo la relación que tienen es la que "fuerza" a Compi a ligar de forma compulsiva. Es algo raro, pero muy habitual, seguro que muchos le entendéis. 

Esta Semana Santa van a follar por primera vez en casa de Compi, que se queda solo, y van a hacer un evento de ello. Lo que me ha sorprendido, y lo digo sin juzgar en absoluto y sin ánimo de delatar malos comportamientos, es que a la fiesta se unirán tres componentes más, popper, coca, y nosequé más (unas siglas, ghb o algo así). Desde luego por cómo lo ha dicho sonaba muy divertido, pero se ha roto la imagen romántica que tenía de ellos dos, al menos estéticamente, pero el romanticismo no tiene normas fijas, se casarán?

Aunque en realidad no sé de dónde he sacado esa idea, sabía que su estilo de sexo era algo guarrillo, y hace unos días Compi me dijo que mientras follan, el oso le pide que se pedorree (qué duro ha sido de escribir) y él lo hace, sorprendentemente sin rechistar, ni siquiera parece que le resulte raro. Lo cual es genial, pero no es romántico, o sí... yo que sé, jaja. Todo unido a que Compi se pasa el día enganchado a Grindr... me parece que de hecho no va a haber boda.

Me interesé por el tema de los pedos, no podía evitar sentir curiosidad por ese "nuevo" tema, se nota que estamos cogiendo confianza, demasiada confianza.

- Nunca lo había hecho con un chico, ni había pensado en hacerlo, aunque se me da muy bien - me contestó Compi.

La verdad es que sospecho que habiendo drogas de por medio es más fácil proponer y aceptar esas cosas... o estar muy salido, para decirle al que te estás follando "pedorreate"... Y sabéis por qué no lo juzgo?? porque no tengo ni idea de cómo hacerlo, jaja, escapa a mi control sobre el morbo. El oso va de dominante, lo cual estropea un poco el cliché de recibir pedos de otro.

- No te da corte hacerlo - dije con una cara un poco retorcida.
- Prrrrrrrrr - dijo su culo.

No me gustó nada que hiciera eso... me encanta conocer a las personas y recibir y dar confianza, pero la elegancia se ha ido a la mierda ya, y la echo de menos! Se ha pasado.

Salí de allí enfadado pero sentí cierto orgullo, los juegos de prendas que me gustan, Atrevimiento o Castigo y todo eso... me hacen valorar el descaro de Compi, aunque no es un atrevimiento que me haga gracia, ni incluiría en mis juegos. Y esa cerrazón me da rabia, con lo que me veo dentro de unos meses desarrollando un fetiche sobre tirarme pedos... jaja. 

- Lo siento, soy un puto cerdo - dijo Compi cuando volví al despacho.
- No vuelvas a hacerlo a no ser que te esté follando.

Lo que hoy habéis conocido sobre Compi a lo mejor no es sorprende mucho, pero pedos, drogas y la obsesión por Grindr os chocaría si vierais su aspecto educado y su forma de comportarse. No creo que sea una fachada falsa, sino una faceta real que convive con un patio trasero algo más sucio y ventoso.

viernes, 28 de marzo de 2014

After Work


Compi y yo salimos ayer de de juernes, como llevamos haciendo desde hace unas semanas al salir del despacho. Uno de los puntazos de esas salidas after work es la afición de Compi por lanzar cebos en las apps gays, eso nos ha traído a nuestra puerta algun posible ligue, y cuando las apps no funcionan recorro la zona analizando zapatos y anulares en busca de un hombre conveniente. Al menos es fácil ganarse una invitación a una copa aunque sea sólo para aprovechar el 2x1.

Compi no liga porque por mucho que me diga que no, está en proceso amoroso con su oso. Yo ayer ligué con un hombre que calzaba bien y no llevaba alianza, llevaba traje y yo tengo debilidad por desabrochar camisas y corbatas, y encima era guapo, estuvimos dos horas juntos hasta que nos despedimos.

- Ten cuidado con los coches - me dijo mientras me subía a mi bici.
- Te mandaré un whatsapp cuando llegue a casa.

Y me fui calle arriba. Tardé cinco minutos pero ya tenía un whatsapp suyo con una foto mía esperando el verde del semáforo en mi bici "qué detalle tan siniestro-tierno". Una de las cosas buenas del horario europeo es que después de trabajar y el after work... aún es pronto y hay Sol, así que intenté algo.

- Me voy a correr - whatsappeé y esperé ver que me estaba escribiendo para haberle dejado pensar en el sentido guarro para adelantarme y frustrarle - Te quieres venir?
- Y verte con pantalón corto... - contestó.
- Te dejo elegir, mallas o shorts...
- ¿Cuál te toca hoy?
- Shorts grises con slips azules.

Tardó mucho en responder... para decirme que no podía venirse a correr conmigo. Pero me llevé el móvil para hacerme una foto y ponerle los dientes largos en El Retiro. Desde allí busqué un sitio para hacerme un selfie en el que se vieran los shorts y los slips. Ese hombre iba a caer en mi red!!

- Tenía que haber ido contigo, aunque me hubiera dado un infarto por la falta de costumbre de correr. Si mañana me permites ir en tu bici te acompaño, soy viejuno!

Madurito (40 y pocos) sexy más bien, aunque no haya corrido en años. Y ahora... estoy aquí, listo y preparado para salir a correr al Retiro en plan primera cita deportiva a ver qué pasa. Correr con un ligue es la mejor motivación para aguantar sin descansos. Deseadme suerte.

sábado, 1 de marzo de 2014

Te deseo un feliz sexo anal


A lo tonto, desde que nos acecha el despido a mi compañero de despacho y a mí han pasado 4 meses y pico... :)

Y desde hace ya casi un mes mi amigo anda chupándole la polla a uno que no le gusta o eso dice, pero bien que se agacha... en fin... y todo por no querer reconocer que muchos gorditos tienen su puntazo.

Le veo tan atontado por él que ya hasta me mola a mí, pero le he prometido a Dios no entrometerme en un incipiente romance de oficina.

Su oficiamante vino a la puerta de nuestro despacho a coquetear un poco con mi amigo, porque esta noche por fin follaran, bueno, el gordo a mi amigo concretamente. Me sorprende que aún se planee el sexo anal como algo que hay que pensarse y retrasar relativamente para hacerlo especial, y sorprendente y todo me ha gustado la idea, porque mi amigo estaba por la tarde de los nervios, como si se fuera a casar, y me ha transmitido esa euforia, cuando salió del despacho me despedí en la puerta como una madre orgullosa. Si yo tuviera la seguridad de que voy a verme penetrado por una polla esta noche también estaría encantado como mi amigo.

Los viernes es un día muy especial en las oficinas, todos necesitan contar un plan chulo para no parecer pobres o infelices. Eso se le da muy bien a Mete-Emes (es como hemos bautizado a la metemierdas), y cuando me vio sonriendo en la puerta de mi despacho despidiendo a mi compi con la mano en el corazón se separó del grupo en el que estaba charlando y vino a ver qué pasaba, y de paso contarme sus maravillosos planes findesemaneros, entre los que no estaba incluido el sexo anal, o al menos omitió esa parte, con lo bien que le vendría...

Siempre que el sexo prometa ser bueno, o decente apetece, pero este fin de semana necesito notar mi culo invadido por lenguas, rabos, manos, lo que sea!!! La envidia corre por mis venas, y todo mi cuerpo pide a gritos sexo anal, a pesar de estar en mi época del año menos apetente.

Qué polvo me echó  Barber Fucker... DIOS!!! pero de eso ya hace un mes y pico y necesito follar, lo necesito como respirar o me pondré gorda como Mete-Emes y mi cara empezará a mutar como la de Maléfica, y entonces nadie querrá follar conmigo y entonces empeoraré y acabaré reptando por la sauna Men desnudo y con un gorro de lana.

Veís? no es broma que desespero por un poco de sexo (al menos para contarle algo a mi amigo el lunes...JUAAAAA JUAAAA JAAAA)

Estoy fatal.

lunes, 10 de febrero de 2014

El sino de los becarios


Llevo dos meses inventándome trabajo en el oficina para que no nos echen a mi compi de despacho y a mí. Y aunque ya sabéis que no me costaría chupársela a mi jefe, simplemente por el gusto de hacerlo y de paso aprovechar la situación... no se me ha presentado la oportunidad.

Sin embargo mi compi sí que le ha chupado la polla a una persona de la oficina, sin embargo no era una polla de la categoría que necesitábamos. Cuando me lo ha contado hoy no daba crédito, mi compi no es un chico muy desatado, de hecho es bastante vergonzoso. Pero es un chico guapo, de veintiseis años, no debería extrañarme que tenga relaciones sexuales por la oficina, y dado que estamos más aburridos que una ostra, sentí cierta envidia.

Yo en cuanto hay un motivo para cotillear paso directamente al interrogatorio de tercer grado, medidas, pelos, señales, TODO. Me gusta contar historias, pero también que me las cuenten.


Relato autorizado de mi compañero

"Dejé a Leonardo en el despacho, le prometí volver con unos sandwiches del Vips cuando volviera de fumarme un cigarro. Coincidí con los compañeros "del pasillo", pero ninguno me hizo caso, me dejaron fumar solo sin dejarme una entrada a su grupo si quiera, y estamos acostumbrados a que nos marginen, supongo que es el sino de algunos becarios.

Había hablado con un hombre de unos treinta y cinco años de la oficina alguna vez, un coqueteo por allí, un pestañeo por allá... Pero nunca habíamos sido tan claros como hoy. No es mi tipo realmente, nunca se la había chupado a alguien con tripa, pero siempre hay una primera vez (Leo piensa que los gorditos follan mejor). Él vivía cerca, fuimos a su casa, fue raro estar en horario laboral en una casa, la luz por la ventana y mi horario biológico no me cuadraba con estar enrrollándome con un hombre. El viento soplaba a toda presión, me alegraba de estar caliente en los brazos de ese compañero de oficina. Se la chupé con todas mis ganas, pero él parecía poco dispuesto a dejar su posición de "el que pone la polla". 

Me preguntó si quería que me follara el culo, que él lo estaba deseando, pero así sin preparación no me atrevía a que me penetraran. Estar de rodillas, chupando una polla es el plan perfecto para los quince minutos del cigarro. Nos corrimos casi a la vez, y ya hemos planeado otro encuentro esta semana, es el sino de los becarios.

Cuando llegué al despacho que compartimos Leo y yo, llegué con cara de haber hecho algo más que fumar. Me lo ha sacado todo en el interrogatorio, casi pensé que me iba a hacer un examen médico para comprobar que no le mentía diciendo que nos habíamos limitado a una mamada.

Después me pidió permiso para escribir el relato en su blog, y en eso estamos ahora, mientras merendamos lo que he traído del Vips. Nos aburrimos mucho... Y Leo ya está pensando superarme chupándosela al jefe... pero el tiempo juega en su contra"

sábado, 8 de febrero de 2014

Jugar a las prendas


Después de sorprenderme cuando Pasibollo bajó desnudo a darme el móvil que había dejado olvidado en la mesa de su salón tras nuestra follada lésbica con mi dildo doble, pensé que si se atrevía a eso sin que nadie se lo hubiera propuesto, puede ser un compañero de juegos más que digno para mi juego preferido de "Atrevimiento y castigo".

De tanto pensar y fantasear la ley de la atracción funcionó de nuevo y me puso en frente otro vecino nuevo al que ni le tuve que explicar el juego, cada vez que uno de los dos hablaba el otro lo entendía perfectamente. Eso fue por internet y sentí la necesidad de cazarle antes de que se me fuera... Él quería quedar YA! Y tenía sentido... no estábamos jugando a "Atrevimiento"? No tenía sentido empezar con vergüenza y poniendo trabas.

- Es el primer reto, venir a mi portal y desnudarnos, el riesgo es mínimo, pero para romper el hielo vale, vente - me dijo.

En doce minutos llegué a su portal, hacía un frío mortal a esas horas de la madrugada. El portal era más elegante y luminoso de lo que me esperaba, quizás esperaba algo más sombrío, pero en realidad era perfecto para ese juego, tenía rincones dónde esconderse, varias vías de escape, era lo bastante grande para sentirse totalmente expuesto en un sitio público, y profundo para sentirse lejos de la calle. 

- ¿Y qué hacemos con la ropa? - dije sintiendo que la adrenalina había tomado el control de mi cuerpo y mi mente. Él se lo pensó un momento y dijo que en su casa. Se le veía buen chico... pero no sabría afrontar una traición de un loco morboso que me dejara desnudo allí con mi ropa secuestrada...

- O aquí mismo. Venga, fuera parte de arriba - retó.

Y allí nos quedamos semidesnudos cuando la luz se apagó. Él se quitó los pantalones en penumbra, y yo le imité, me sentí vulnerable cuando me tuve que quitar las zapatillas, pero me las volví a poner rápidamente. Y nos bajamos los calzoncillos hasta los tobillos, hasta ese momento, taparse las vergüenzas hubiera sido rápido, pero decidimos dar un paso y los calzoncillos salieron de nuestro cuerpo.

Estábamos a oscuras, yo tenía perfectamente localizada mi ropa y me había ocupado de dejarla de tal forma que incluso a ciegas pudiera vestirme. Mi compi de juego tenía la suya hecha una bola... qué inconsciente, jaja.

Nos sentamos en el sofá del portal, no estábamos totalmente a la vista, pero yo veía la calle. Me empezó a besar allí, como si estuviéramos en el sofá de su casa o algo así. Mi cabeza hervía por el morbo, pero mi cuerpo estaba aterrorizado. Lo de los besos duró poco, lo normal en un portal estando en pelotas, no? Se levantó y encendió la luz. Entonces sí que me entró el pánico, la imagen era de locos, con la luz el portal volvió a ser grande y me escondí tras la escalera con mi ropa entre los brazos.

- Qué miedoooo! 

Empecé a caer en la cuenta de que no controlábamos la puerta del garaje, ni podríamos preveer que escondite era el ideal si entraba alguien por la puerta de la calle. El juego empezaba a parecerme una locura digna de tratarse en un psicólogo. Pero mi compi parecía la mar de tranquilo, me encantaba cómo se comportaba, estaba claro que le daba cierto miedo, pero estaba relajado a pesar de estar en su portal, entre sus vecinos. Me animó a salir de mi escondite.  Y subimos las escaleras hasta el último piso donde estaba su casa. Una vez dentro sentí un alivio enorme!! ¿Cómo me había atrevido a eso? 

Me tiré al sofá y me tapé con las almohadas exclamando y riéndome sin parar por los nervios. El "atrevido" también se reía y parecía aliviado de haber salido del portal, pero encantado a tope de haber estado allí durante casi cinco minutos.

- Hacía tiempo que no lo hacía - me dijo acercándose al sofá.
- Yo nunca he estado totalmente desnudo, excepto en el vestuario o en una sauna.
- Bajamos otra vez? Dejamos aquí la ropa.

Me lo pensé y como cada vez que pensaba encontraba motivos para no repetir... acepté su reto antes de que pudiera razonar como una persona normal.

Esta vez fue mucho peor, bajamos al portal en ascensor, era una locura, el ascensor acababa con toda posibilidad de huir, era una ruleta rusa, podíamos llegar abajo y toparnos de bruces con un vecino. Bajábamos... y presioné el botón del primer piso esperando que se detuviera, no podía llegar abajo, no quería arriesgarme a morir. 

- Cobarde... - dijo sonriente mi compi de juego.

Me ha quedado claro, es un buen competidor. Y espero quedar con él más!! Me siento tan retado.... y tan picado... y tan adicto...

Luego no pasó nada más, la verdad es que hacía demasiado frío en el portal y la escalera, de hecho estoy constipadísimo ahora. Me ha mandado un selfie suyo desnudo en el espejo de su ascensor, me pide otra igual en mi ascensor... llevo toda la mañana con el reto sobre mí pero no puedo, por más que quiero... nada, no puedo, voy perdiendo!!

lunes, 3 de febrero de 2014

Timo nigeriano del amor


Los timos nigerianos estándar consisten en recibir un email de un príncipe o algo así, atrapado por alguna circunstancia en Nigeria, tiene mucho dinero, que compartirá contigo si le ayudas a salir de allí, mandándole dinero por Western Union. Hay millones de variantes, con los años se han perfeccionado sus mentiras y ampliado sus métodos . Uno de ellos es el timo del romance, muy típico entre rusas sexis que dicen tener una familia pobre y una gran disposición de amarte y chuparte la polla si les mandas dinero. 

Un caso "real":
Un ingeniero americano con aires de riqueza contacta contigo en una web de contactos gais. Dos semanas de whatsappeo en el que todo va demasiado bien para ser verdad, vamos que así de repente aparece lo que querías. El pretendiente que está a punto de terminar un proyecto millonario en Nigeria, contrata una habitación de lujo para ir a visitarte a tu ciudad, para pasar unas merecidas vacaciones contigo, por no volver a Florida dónde vive él solo en una casa tipo Bree Van de Kamp en Wisteria Lane, y te manda un más que creíble email de confirmación de booking.com con una reserva por valor de 1500€, que a mí me pareció cuando me lo enseñaron totalmente real... ¿cómo harán eso? Lo mismo con el email de confirmación de los vuelos contratados...

Promesas por allí, casuales puntos en común por allá, empiezas a soñar y a mullirte en tus ilusiones... cuando ya sólo queda un día para conocer a tu príncipe azul, va y tiene problemas para salir del país, porque en Nigeria hay un límite de gastos o no sé qué, con lo que no puede pagar el hotel, su madre no le ayuda porque reniega de él por maricón, su chófer sólo tiene 200$, en su cartera únicamente tiene 600$ en cash y le faltan 400$, que se los pagues tú por favor, que te los devuelve y te compra una PS4 para que se te pase el enfado. Bah! TIMO NIGERIANO.

Y cómo le digas que no, se rebota y te restriega que se ha quedado atrapado en el país por querer ir a verte y haber gastado el límite permitido en el país. Pero te das cuenta de que su móvil es nigeriano, su apellido es de la zona de por allí, que te dice que pagues a otra persona diferente... nigeriana por supuesto, todo muy raro.

Pues un joven amigo mío casi es víctima de ese timador o timadores. Bueno, en realidad ha sido víctima porque le ha dejado fatal el ánimo, tiene 18 años casi, a esa edad fantasear con un cuento de hadas y verte estampado contra una dura pared de cemento gris feísimo, afecta mucho. Me pasé toda la tarde y la noche del sábado consolándole, y vacilando al timador, que  adapta sus mentiras aunque tenga que retorcerlas al son de mis deseos, si me quiero casar, nos casamos, si quiero sentarme en su cara y hacerle respirar mis pedos, lo hace sin rechistar, porque dice que es muy morboso, después de decirme que es muy tradicional..., si soy drogadicto, él promete ayudarme a salir de ese mundo oscuro, si prometo no dejar las drogas porque me encantan y busco un novio que las disfrute, él se lo puede replantear y disfrutar conmigo de la coca o lo que sea... (se va adaptando). Me dice que tiene 900 000$, le digo que me parece súper poco para alguien de la categoría que le suponía y va subiendo hasta que me quedo satisfecho, súper falso.

Mi amigo (os hablé en el blog de su caso de acoso escolar) se animó un poco con el vacile, yo me lo pasé pipa, desde luego, aunque el pobre está muy afectado, quizás si tuviera más amigos esto sería una chorrada para él. Pero chicos, no caigáis en esos timos, desconfiad de todos los nigerianos internautas, sobretodo de los enamoradizos. Yo pensaba que esa gente iba de pobre para dar penita y eso, pero ya veis, se adaptan a su víctima súper bien, y os aseguro que por lo que he visto es muy muy creíble y se toman sus tiempos, con paciencia. A mí mismo me hubiera engañado, aunque sólo hasta que un millonario me pide 400€... claro... eso le quita veracidad al asunto, jaja.

No se puede hacer nada, lo único poner todos los datos que sepas del timador en una web relacionada con los timos nigerianos, que hay muchíiiisimos, para que alguien que sospeche pueda buscar en Google esos datos y darse cuenta antes de que le timen del todo. Desde aquí no se puede hacer nada, o es muy difícil y en Nigeria creo que no hay ni una ley que regule eso, vamos, que allí son impunes. Así que cuidado con los romances, los préstamos, los premios, las gangas y cualquier dinero que parezca que cae del cielo.

sábado, 1 de febrero de 2014

Pasibollo


- "¿Te apetece una noche de pasivas? - whatsappeó mi vecino.

Me duché profundamente y llevé mi dildo doble que además es negro sado igual que el de la foto. Me puse el abrigo más protector que tengo para poder ir lo menos vestido posible aprovechando que sólo tenía que estar en la calle tres minutos.

Mi dildo de lesbianas ha dado vueltas desde 2005, fue una de mis primeras fantasías inconfesables. Y sin embargo se ha cumplido por primera vez el jueves. Es más, ese dildo jamás me ha cabido, era un dildo virgen a pesar de ser el primero que tuve.

Confesé que nunca me había conseguido meterme ese dildo, y escandalizado mi vecino se puso menos a la obra con mi culo, me fue dilatando el ojete mientras me chupaba la polla y con mucho lubricante me fui metiendo a mi ritmo el dildo negro, da mucho gusto meterse algo mientras uno te hace una mamada... 

Una vez que lo tenía dentro pasó el dolor y la intensidad, dejándome una sensación relajada de alivio. Lo tenía dentro y me hacía ilusión, palpé y tenía la mitad en mi interior. Mi vecino se echó en el sofá como si fuera mi reflejo y se enganchó al dildo. Y yo inventé un nuevo término "pasibollo" que son pasivos que se lo montan con otros pasivos y comparten dildo doble como las bolleras (mis tonterias...)

¿Cómo es posible que haya tardado tanto en realizar algo tan simple? 

Empezamos a movernos, y a sentirlo dentro. Fue raro, ¿estábamos teniendo sexo el uno con el otro o sólo el uno frente al otro? Se me pasó esa idea por la cabeza, pero tenía una cosa clara, molaba. 

Mi dildo doble tiene un grosor "natural y humanoide", aunque mide 50cm en total de largo, pero el de mi vecino es del grosor de mi antebrazo... es un reto para mí y el próximo día quiero probar ese.

A pesar de ser más bien pasivo, viendo a mi vecino allí gozando, me dieron ganas de follarle. Pero preferí seguir con nuestra noche de pasivas. Mientras estábamos allí conectados con "Hay una carta para ti" en la tele (sí, no os riáis), me preguntó cuantas veces me habían follado desde la última vez que nos vimos.

Y le conté la historia en la sala X, cuando follé con uno en los asientos sin brazos de la planta de arriba del cine, sin que nadie nos molestara pero totalmente expuestos y en público. Y le conté lo de barber fucker, cómo me afeitó la cabeza y el cuerpo y el estupendo polvo que me echó. Uno de los mejores de mi vida, desde luego no todos follan tan bien como él.

Mi vecino estaba cachondo con lo que le contaba y yo más, rememorando aquellos dos polvos tan especiales y con detalles tan inusuales.

- Un día vamos a hacer una fiesta de pasivos pero con dos activos, quieres? - me preguntó.
- Sí! - dije rápidamente dando gracias a Dios por ese vecino.

Me enseñó algunas fotos de sus amantes activos, muy apetecibles, totalmente del estilo que me gustan y también de mi barrio muchos, estoy impaciente.

Ah, me corrí haciéndome una paja mientras mi vecino movía suavemente el dildo. Él no se corrió, tiene una polla pasiva total. 

Me fui relajadisimo a dormir a mi casa, pero se me olvidó el móvil en su casa, por suerte le vi conectado en skype, y pude volver y recuperarlo (otra vez le di gracias a Dios por ser vecino de ese chico), cuando bajó... lo hizo desnudo con mi móvil en la mano. Me lo dio, me lanzó un beso, no dijo nada más, cerró la puerta y allí me dejó con la boca abierta...

Bajar al portal desnudo... este chico promete...!

sábado, 25 de enero de 2014

Barber fucker


Qué variedad de fetiches hay en el mundo. Mi generación ha crecido oyendo, viendo y creando toda clase de "desviaciones" del sexo, absolutamente cualquier cosa puede surgir una vez que uno se da el lujo de sentir placer sexual más allá de lo "natural".

Y prestando atención al morbo uno se encuentra un montón de cosas que activan la imaginación y el resorte de la polla. Hace unos meses conocí en Facebook a uno que le molaba rapar cabezas y cejas, así, en resumen. Una vez en 2012 me atreví a afeitarme la cabeza, pero no fue en plan fetiche, más bien fue una especie de rebeldía contra mi preocupación por la alopecia y básicamente por mi gusto de sorprenderme a mí mismo, pero no me dio morbo como tal.

No sé si llegué a entender el fetiche como mi ciberamigo, pero sí empecé a dejarme llevar, aunque a mi manera, más por la incertidumbre de dejar que te dejen calvo, y no por pasar vergüenza, si no por superarla, ya sabéis mi relación amor-odio con el pudor.

La ley de la atracción funciona, tras días chateando con el fetichista del pelo y pensando que una sesión de peluquería extrema y  dejar mi peinado en manos de un cachondo sería una buena historia, la ley de la atracción me puso en contacto con lo mejorcito del mundo en este fetiche (que debe tener un nombre, a ver si alguien lo sabe), un hombre alemán, que se enamoró de mi pelo relativamente largo para exterminarlo, porque lo tenía mucho más largo que la mayoría de fetichistas del rapado, eso seguro. Iba a pasar por Madrid y sería un desperdicio no aprovechar.

Era lo mejorcito porque es de esos que todos los que comparten fetiche conoce por la red, cuando llegué a su hotel, tenía una mesa llena, pero llena, de utensilios de peluquería, modernos, clásicos y absolutamente todo era lo mejor. Hasta tenía una capa. Fue todo muy justo, yo tenía el pelo y él las máquinas y cuchillas, todo estaba destinado a salir bien.

En cuestión de minutos me dejó absolutamente calvo, esas cosas es mejor hacerlas sin pensar y no volver a pensar a no ser que sea para disfrutar de la nueva situación, habíamos planeado hacerlo despacio, disfrutando, pero le dio un aceleron, como una especie de eyaculación precoz barbera y me cambió el look en 10 minutos.

Lo mejor vino después, cuando llegó el momento de afeitarme el cuerpo entero, también fue muy rápido, con movimientos seguros y expertos, se le veía muy concentrado y a la vez se notaba que su mente estaba mandando señales a sus genitales de forma intensiva. 

Para afeitarme los genitales adoptamos una postura muy expuesta y erótica, para lo brusco que fue, tirándome de los huevos y con la cuchilla deslizándose por esas zonas tan sensibles no me hizo ni un corte y fue bastante placentero y él con esa cara de "profesional frío" que tenía, ni hablaba, me sorprendió que me excitara tanto aquella solemnidad. La crema, la brocha... y todo ese juego con las piernas abiertas, me gustó, fue curioso, y verle con esa cara de médico o algo así me la puso más dura, qué raro... 

Hasta ese momento aún no me había visto la calva, sabía que estaba fresca y suave porque la habíaa tocado, qué sensación tan rara todo.

Cuando acabó su cara de barbero serio cambió y puso cara de amante, me acarició la nueva cabeza y me besó. Me fui a la ducha a quitarme los restos de espuma y pelos, entonces vi por primera vez mi nuevo look, qué raro! 


Cuando salí barber fucker estaba dispuesto a ofrecerse para que sintiera lo que es follar calvo y lampiño. Enseguida besándonos noté que conectábamos bien, no sé si hablábamos el mismo idioma sexual o se adaptó rápidamente al mío, pero fue todo muy bien.

Se alineo todo, porque sin beso negro ni nada de nada de preparación, me metió la polla por el culo con facilidad, con cuidado, despacio, pero sin dolor ninguno, no es algo que yo elija, hay una fuerza superior y desconocida que permite el acceso a mi culo o lo deniega por completo.

En ese caso permitió el acceso perfectamente, el jueguecito con la crema de afeitar y la nueva suavidad sin pelos tendrían algo que ver. Y su polla no era nada pequeña, disfrutaba mucho con aquella suavidad, y esa follada tan fluida, estuvimos muchísimo rato follando, cambiando de postura de vez en cuando. Me corrí casi sin pajearme a penas, sólo con el mínimo roce de mi mano sobre la polla y el movimiento de Barber fucker. Él se quitó el condón y disparó un chorro de leche de lo más vigoroso. Nos quedamos abrazados, él me acariciaba la calva y yo a él su cabeza de cepillo. 

Seguí sin entender el fetiche de raparse como tal, entendía que afeitarse los huevos, la polla y el culo llevara al sexo sin remedio, eso sí yo siempre me pongo en celo cuando me cambio el peinado, porque te ves guapo, distinto y te pones, aunque calvo me veo... raro, me queda bien, pero no soy yo, aunque podría acostumbrarme si el sexo después de afeitarse todo es así de bueno!

Yo que tengo insomnio grave ese día dormí genial, follado, fresco, suave, en sábanas limpias a demás, me parecía flotar desnudo y calentito. Seguro que tuve dulces sueños.

Cuando me levanté, desayuné y me fui al trabajo sin peinarme.

viernes, 10 de enero de 2014

El Contrato


Cuánto más se tarde en cumplir un plan sexual... menos probabilidades hay de que se cumpla. Así que sin más tardanza quedé con Espartaco, mi nuevo esclavo cachas y treintañero.

Llevaba todo el día en la oficina despistado pensando en el contrato de esclavitud que quería proponer a Espartaco, no quería pasarme, pero tampoco quedarme corto y resultar naïve. Así que dejé el contrato en blanco hasta que por la tarde quedara con él y así planificar juntos.

Por desgracia Espartaco trabaja hasta bastante tarde, eso complica las cosas. Pero por suerte no habría nadie en mi casa hasta después de cenar. Me fue a buscar a la puerta del gimnasio, siempre me había hecho ilusión arrojar mi mochila a los brazos de un esclavo, a él le pilló por sorpresa pero la cogió al vuelo como una pelota de baloncesto, a mi me pilló por sorpresa que me diera las gracias por aquello. Luego me dijo que se había sentido muy humillado, aunque no creo que nadie de todos los que nos rodeaba viera ahí nada raro.
- Voy a sacar la ropa y el bañador para que no se pudran en la mochila - dijo al llegar a casa. Así me gusta, con iniciativa.
Yo me recosté rápidamente en la cama y abrí el ordenador para empezar con el contrato. Espartaco se sentó en el suelo como un indio sin que yo le dijera nada. Le dije que estaba muy bien educado.
- No, es que he sido amo y sé lo que hay que hacer, he aprendido yo solo.
Parecía una mascota.
- Quiero hacer todo lo que me mandes, absolutamente todo, me da igual el qué, pero necesito que me chantajees.
Le hice unas fotos terribles, bueno, salía fatal, haciendo el gilipollas y chúpandome el culo con cara de vicio. Se le veía avergonzado...

Me dio su móvil y me dijo que cogiera los números y los emails que quisiera, los de sus padres y hermanos, y me dijo el nombre de su mejor amigo, que según él no sabe nada de su "doble vida". No me fié a priori, aunque por mucho que sepan de su vida... no debe ser agradable ver a tu amigo o tu familiar haciendo el ridículo, oliendo ropa sucia o jugando con una Barbie desnudo contra una pared. Bueno no iba a fotografiarle todo sexy y potente como es en realidad, necesitaba algo de lo que no le apetezca presumir. 

Se supone que eso lo deberíamos haber hecho después de firmar el contrato, pero nos emocionamos y nos adelantamos.

En el contrato hay cosas muy básicas, recoger mi leonera y una mamada una vez a la semana cómo mínimo, dejarse usar como dildo humano (y vaya dildo) o poner el culo, según mi rol del momento. Y por supuesto no depilarse mientras dure el contrato, que ha venido sin un pelo, parece un delfín, qué horror. También he puesto que me tiene que chupar el culo claro. Y poco más la verdad. Al final hemos decidido que un mes está bien, y que entonces podemos renovar o hacer  otro. Aunque los dos estábamos de acuerdo en que podíamos firmar por tres meses o incluso medio año, he decidido hacerlo sólo por un mes porque parece que el contrato es muy básico para él, no sé qué límites quiere romper, no es muy claro, no lo expresa, dice que no lo sabe, pero quiere verse en una situación incontrolable, a saber... pensaré en algo este mes. 

Parece más que dispuesto a hacer cosas que no están en el contrato, de hecho espera que haya mucho más que eso, se le nota en la mirada. Pero la experiencia me dice que los esclavos se asustan con nada, y me saca de quicio que desaparezcan.

Aunque a este le tengo un poco cogido por los huevos gracias al chantaje pactado.

El sábado probaré mi nuevo dildo humano.
Vuelvo a pedir al Dios del BDSM que no me lo quite antes de tiempo.

jueves, 9 de enero de 2014

Esclavo gladiador


Luego decís que me invento cosas, pero es que me pasan unas cosas...!

Llevaba meses intentando pactar un juego divertido con un esclavo de internet, parecía encajar con mi estilo y prometía ser por lo menos una buena historia que contar, pero como tanto que acaba en paja por internet, no llegó a nada. Tenía la fantasía de usarle con un amiguito que es amo, así que cuando el esclavo desapareció de la faz de la Tierra... le confesé a mi amigamo la fantasía que se me había escapado de las manos.

Mi amigamo es otro estilo, más semejante al cliché de un amo, es bruto, desagradable y guarro. Sin ánimo de decir quién es mejor o peor, él es más estilo amo-capataz y yo más amo-príncipe :)

No creáis que un amo-príncipe no tiene su público, porque no todos los esclavos son cerdos, perros y putas. Los hay también que quieren ser eunucos serviciales de un noble caprichoso, o un soldado de la guardia que complace los deseos pasivos de su amo malcriado y tragalmohadas. Los hay.

Y eso fue lo que me regaló mi amigo el amo hace dos días, se quedaba solo esa tarde y nos fuimos a jugar a su habitación, allí estaba Espartaco, que antes había sido amo, porque creía que por ser machito y cachas es lo que tenía que hacer, es una confusión muy típica, a mí también me pasó pero al revés. Y topó con mi amigo en otra confusión típica, cómo le ponía obedecer, arrodillarse, servir y estar por debajo creyó que tenía que ser una especie de perra. 

Mi amigo y él se conocieron en internet antes de Navidad, habían quedado varias veces, pero Espartaco tenía muchos límites para lo que está acostumbrado mi amigo. Aunque he descubierto que lo parecían límites era en realidad que sus gustos no encajaban, sin más. Lo hace todo y se atreve a todo, pero no obedece a la violencia, necesita otro tipo de presión y cuando la entiendes aguanta carros y carretas.

Un contrato y un equilibrio de seguridad e inseguridad de que si cumple con los términos que hemos acordado no tiene nada que temer.

Antes he dicho que mi amigo me regaló a Espartaco, pero no estoy seguro de que esa fuera su intención primera, lo hizo después, cuando vio que nos entendíamos. Seguro que le dio mucha rabia, a mí me la hubiera dado, porque vaya cuerpazo, y vaya gesto de chulo, y qué gusto verle en esa posición tan inesperada.
- Haremos el contrato mañana después de chuparme el culo en mi habitación, tómatelo como una entrevista de trabajo con acoso sexual - le dije por whatsapp.
- Escribe lo que quieras en el contrato, me la pone dura sólo pensarlo.  
"Qué cuerpazo.... y se la pone dura... esto promete."
"Que no se eche para atrás, por favor Dios del BDSM".

Continuará...

viernes, 3 de enero de 2014

La Sala X


Me apetecía empezar el año con una experiencia morbosa nueva. Y el día anterior se me presentó en mi e-mail un valenciano que quería quedar conmigo, le di una oportunidad, pero sólo si hacíamos algo raro y que yo no hubiera probado, ni hoteles, ni saunas, ni bares.

- Pues probamos una Sala X - dijo.

Al parecer sólo hay una en todo Madrid, y es lo más vintage del mundo, es un negocio que no se moderniza y si lo hace desde luego no lo hace a la altura de la vanguardia. Es casi una cosa histórica, de hecho hay una película documental sobre el cine que visité ayer. 

El punto fuerte de aquel lugar no es ni siquiera el morbo, todo lo que leí sobre él habla de melancolía y de una clientela al borde de la extinción. El edificio y su concepto se cae a pedazos, compite con saunas y cuartos oscuros reales,  el cine x que yo vi es simplemente lo que había antes de que las saunas y los gais estuvieran permitidos en España, pero ahora ya no hace falta.

La primera peli que vi allí proyectada era Vacaciones con amigas, o algo así, en el que salían dos chicas chupándose el chochito, sobándose las tetazas y metiéndose dildos guays al borde de una piscina. Teniendo en cuenta que (me parece) que una mujer no puede entrar sola, desde luego ayer no había ninguna y que los hombres allí buscan contacto con otros hombres, me pareció súper raro aquella contradicción. Entendería también que pusieran pelis lesbianas y heteros, hay que poner de todo y me parece bien, pero es que gais no ponen ni una, es rarísimo.

A lo mejor es que algunos clientes aún necesitan que la peli les de una excusa por si Dios les está mirando que se crea que ha ido a ver mujeres desnudas y no a chupar pollas, no sé... 

Todo era muy bizarro, pero no especialmente sórdido, me pareció menos fuerte que cualquier sauna, me senté con mi acompañante en el piso de arriba, en la primera fila y en medio, alejados de los pasillos, no había brazos entre asientos, eso sí que molaba porque me podía hasta tumbar, si en vez de ver en la pantalla a una puta haciéndose un dedo y gimiendo con una voz que no era la suya, estuvieran poniendo cualquier peli normal me parecería el cine ideal, como una especie de mezcla entre ir al cine y sobarse en el sofá de casa, ya puestos a ser bizarros, daría un puntazo que pusieran pelis de Disney por ejemplo. Eso es lo que deberían hacer. Fue muy guay estar allí con los pantalones desabrochados y metiéndonos mano, besándonos... En el piso de arriba no había nadie, era todo para nosotros dos, todos paseaban y hacían sus cosas abajo.

Temí que mi ligue y yo fuéramos un reclamo como carne fresca en aquel lugar, así que cada vez que venía alguien fingíamos que allí no estaba pasando nada, o nos escondíamos entre las butacas, empecé a actuar como si de verdad estuviéramos en un cine normal y no nos pudiéramos dejar pillar en pleno acto. Le cogí el gusto a ese juego, y acabamos casi desnudos tumbados y ocultos entre las filas del gallinero. Yo con la sensación totalmente asimilada de que iba a aparecer el acomodador para denunciarnos, qué bien me lo pasé. Lo único que le pedía a los Dioses del Cine X era que no me interrumpiera nadie y me dejara follar en público pero en secreto y me concedió el deseo, vi como algunos pasaban por los laterales, pero la oscuridad no les dejaba vernos. 

Con los vaqueros y los calzoncillos colgando de un tobillo, la pierna libre en los respaldos de las butacas y el valenciano encima sin que me doliera nada, creo que gracias a mi colegueo pasivo de hacía dos días, no podía estar más a gusto. Todo lo que era bizarro antes, en ese momento me pareció romántico, si no fuera por la negra que gemía como un patito de goma en la pantalla estropeando la música sensual de los 90 que acompañaba su escena, ni por el tono porno que tenían los piropos del valenciano.

- Lo tuyo es el culo, tienes el mejor que he probado - me dijo mientras lo disfrutaba.

¿Qué pasa? Tanto empeño en ir de rebelde contra el cliché de pasivo y resulta que serlo es mi habilidad natural.

Me encanta que se corran mientras me follan porque te miran con una cara que sólo la vamos a conocer sus amantes y quizás no todos. 

Nos vestimos y nos fuimos a cenar. No sé si volveré a ese cine, ni siquiera sé si tendré la oportunidad antes de que se desplome sobre sí mismo o se convierta en un Carrefour. Yo lo aconsejo, al menos sirve para hacer sexarquelogía y comprender el mundo gay de nuestros padres antes del 2000.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...