sábado, 26 de febrero de 2011

Mi culo es delicado como una flor (1)


Sonará bonito y hasta romántico, pero para mí que tengo que sufrir uno en mis carnes no me hace ninguna gracia.

Mi mejor amigo de la adolescencia, gay también, se metía de todo por el culo desde que tenía trece años, no tuve ninguna prisa en ponerme a su altura cuando descubrí que mi culo no tenía mucho que ver con lo que se espera de un pasivo. Después de varios intentos decidí que hasta que no conociera un hombre experimentado que fuera capaz de abrirme no intentaría meterme nada. 

Mi amigo se metía todo lo que quisiera, su consolador preferido eran las salchichas calentadas ligeramente en el microondas, se metía cualquier bote que había en su baño y a los dieciséis o diecisiete le "violé" con una vela supergorda (qué historia tan buena, algún día la cuento). Vamos que le cabía todo con una fluidez pasmosa.

Él decía que lo mío era psicológico, que él no tenía la presión a la que yo me sometía. Tenía parte de razón, aún hoy llevo la carga superficial y una educación estricta en la decencia y la limpieza. Y ya que sale el tema diré que siempre que me han hecho un beso negro yo tenía la seguridad de que la persona disfrutaba de un culo inmaculado. Esa pequeña obsesión por la claridad interior y el deseo de alejarme de los rasgos humanos analmente hablando influyen en mi mente, con lo que puede que sea psicológico, pero es que duele físicamente.



Yo me preguntaba cómo mi amigo podía soportar aquél trajín al que sometía a su culo, sin lavativas ni lubricante. Él era capaz de follar en los baños de un McDonalds con un niñato y yo necesitaba recordar cuántas horas hacía que había comido, mucha agua con jabón, lubricante, una cita perfecta, un ambiente privado y un beso negro profundo de hombre experto para poder atreverme a intentar una inmersión al interior de mi cuerpo.

Cuando voy al Strong y me empiezan a tocar el culo, lo cual me encanta, ya sé que me va a doler durante días. Y eso es una mierda :(  Porque yo como morboso quiero disfrutar de que todo fluya hacía mi interior con suavidad, un roce morboso e intenso, pero nunca sensación de desgarro, arañazos y sentir que me meten la rama de un árbol por el culo.

Disfruto de mi pasividad, pero sólo con gente que por alguna razón lo sabe hacer genial, y por supuesto esa gente se centra en el beso negro y me peta con suavidad después, los dedos... me destruyen, con lo que me gusta... pero me dejan para el arrastre.

Hoy estoy herido. Lobezno me ha cascado una paja y me ha hecho un buen dedo... pero en menos de un minuto el dedo empezó a doler, a raspar. Pero me gustaba que me lo hiciera, me excitaba y justo al correrme... AAAAAAAHHHHHHH, un dolor horrible.

- SÁCAME EL DEDO DEL CULO!!!

jueves, 24 de febrero de 2011

Dominatrix Leo (4)


Un lector me dijo que una trilogía sobre mi visión del sadomaso era suficiente y que la cuarta entrega debía ir más allá de las teorías y ser practica.

No creáis que no lo he intentado, mi perfil en tuamo.net llevaba mucho tiempo cerrado y decidí recuperarlo para tentar a la suerte, he chateado y abierto perfiles de Amo en más webs, he buscado esclavos maduros, jóvenes, cachas velludos y hasta chicos a los que les pone ponerse lencería de mujer, una cosa llevó a la otra y me sorprendí a mi mismo intentando encontrar una esclava mujer de nacimiento. Pero por razones que todos los que usan internet para ligar conocen nunca surgía nada.

Tanta reflexión y citas frustradas han aumentado mi actividad sexual pajera. Una de las webs que más visito cuando tengo ganas del tema sadomasoquista es perros-calientes (el enlace al final), me encanta porque suele poner dibujos, y a mi los dibujos de cualquier tema me encantan, pero si salen hombres dándose caña... hay un plus muy importante. Pero sobre todo lo mejor son los videos, me he pasado la semana pajeándome con sus videos, una de las razones por las que no tenía tiempo de escribir en el blog :)

Hay más razones, razones académicas sobre todo, no puedo estudiar, pajearme, ir al Retiro a correr, salir con mis amigos y escribir posts diarios. Pero ha sido una semana, no os pongáis tan estrictos, jaja.

He estado toda la semana intercambiando mensajes en una web con uno que vive en Berlín y le encanta el cuero y va a esas fiestas que en el blog de diasdevicio podéis leer muy a menudo, me encantaría ir, llevar ropa de cuero y conocer esas fiestas, además el chico no estaba mal tampoco. Pero la distancia... la economía... tal y tal...

Tengo algo que contar que me ilusiona mucho, no tiene mucho que ver con morbo, pero sí con mi vida y como me hace mucha ilusión quiero compartirla, pero me tengo que cerrar la boca por ahora, no vaya a ser que se gafe!!!

miércoles, 16 de febrero de 2011

Dominatrix Leo (3)




En la primera parte de esta reflexión sado-masoquista usé la palabra Dominatrix en el título porque me quería referir a las mujeres que salían como dóminas en el programa "21 días haciendo sado" y la inspiración que supusieron para mí en el deseo de ser el amo de hombres físicamente más potentes que yo.

Cómo dije no quiero ser mujer, nunca he querido, pero estos días reflexionando sobre el asunto, estimulando mi mente con el morbo y mi cuerpo con la mano he llegado a la conclusión de que huyendo del cliché de creer que en el mundo de la dominación yo debía ser el esclavo por no tener la potencia del amo tipo, he caído de nuevo en otro cliché pensando que para ser amo tengo que endurecer mi modo de hablar, moverme y vestir.


A los esclavos les gusta que les humillen ¿hay algo más humillante para un chico que ser ganado por una niña o perder el respeto de una nenaza?

Creo que el mundo de la dominación puede ser mucho más elegante que los sótanos sucios, los baños de hombres y el miedo.

Siempre me han gustado los hombre más fuertes que yo, activos, seguros de sí mismos, con algo de dominantes, con gestos posesivos e incluso que fueran un poco broncas. Sin embargo nunca se me ha pasado por la cabeza dejarles andar ni un paso por delante de mí en ningún aspecto. Esa actitud que les hace tan varoniles me gusta pero me gusta más cuando sé que me adoran y no son capaces de usar sus instintos masculinos contra mí. 

A mis novios jamás los dominaría, los escojo además por la certeza de que son indomables. Pero en base a ellos y mi fantasía secreta de dominarles y romperles el culo, quizás como venganza a sus embestidas, aparece mi morbo de ver como un cuerpo masculino y maduro se achica ante mí. Que no me conozcan nunca del todo, ni de dónde vengo, ni cuándo me verán por última vez. 


La primera vez que quedé con un esclavo yo estaba estudiando para un examen de historia, conocía a ese hombre desde hacía bastante, era amo o esclavo según le daba. Una vez en su casa me "forzó" a arrodillarme y chupársela, claro que no fue una violación, pero no me gustó y aunque consiguió arrodillarme y ponerme la polla en la cara no se la chupé. Más de un año después ese día en el que repasaba para el examen vino a mi casa, me la chupó y se fue, fue una de las mamadas más bien hechas y morbosas de mi vida. Y fue muy distinta a la que él planteó en su casa, no hice fuerza, todo fue como la seda, muy contrario a aquella vez que me cogió de los hombros y me arrodilló.


Por suerte hay poderes más grandes que los músculos, como la belleza, la actitud displicente de un joven amo, el misterio y el merecer el agradecimiento de alguien del que has abusado, te hace sentir como una especie de dios, un señor, y supremo. Claro que eso es divertido mientras es un juego, y a mí como juego me fascina. Pronto, no digo cuántas horas, escribiré más, y aclararé que es un juego porque dentro de la dominación hay más cosas que me gustan. Y de las que no puedo dejar de escribir, porque estas reflexiones aunque las he tenido, es estos días cuándo al escribirlas las estoy desarrollando en mi mente, poco a poco, post a post. 




martes, 15 de febrero de 2011

Dominatrix Leo (2)

Mi primer contacto con el mundo de la dominación fue a los 18 o 19 años, cuando por internet me atreví por fin a explorar las galerías más fuertes de menbox.com, en la que hay miles de categorías, mis preferidas por aquel entonces eran las de calzoncillos, exámen médico y barbudos, un día decidí abrir las de bondage, sadomaso, lluvia dorada, violaciones...

Descarté enseguida la violencia y las guarradas, pero me enamoré del cuero, de las botas y toda la estética del mundo del sado en general. Además, a mí me encantaban los velludos, y en esas categorías tenía más probabilidades de encontrar lo que quería, así buscando pelos inconscientemente fui aprendiendo del mundo del sado. 


Durante muchos años sólo me interesaba el look de los amos y los esclavos. Pero sabía que tarde o temprano me apetecería sentir algo más allá del brillo del cuero. Ser pasivo, joven y ser delicadito (digámoslo así) me confundió y creí que dentro de ese mundo yo debía ser un esclavo, protegido por un amo fuerte y ser venerado pero utilizado, como un príncipe persa secuestrado y puesto al servicio de un rey macedonio o algo así :)

Sin embargo mientras duró aquella creencia mi espíritu no cobraba suficiente fuerza para dar el primer paso. Fue cuando crecí y me vi cara de hombre cuando consideré que podía ser amo y que había perdido el tiempo haciendo caso a los clichés. Cuando llegué a esa conclusión enseguida tuve esclavos dispuestos y tuve mucha más ganas de conocerles que a cualquier amo.

Desde entonces habéis leído algunos post sobre esas experiencias. Que aunque son pocas, porque el sado o la dominación no es mi verdadero rollo, es algo que eventualmente me gusta saborear. He dado los primeros pasos, pero aún me siento novato, no logro que mis esclavos experimenten la dominación que les gusta sentir y la presión a la que me someto empeora las cosas, unida a mi falta de experiencia y de costumbre... dan como resultado un amo paralizado, con falta de imaginación y algo frustrado por no poder realizar lo que pajeándome se me ocurre y me parece tan morboso.

Otro factor que me molesta mucho es la piedad y la lucha interna a la que yo mismo me someto cuando se trata de humillar y someter a alguien. Para mí es un juego y en el fondo me gusta, pero soy muy buen chico, pacífico, justo... ¿por qué me pone dar órdenes, tener a alguien de rodillas y darle azotes? 

Habrá una tercera parte de este tema en menos de 24 horas.

lunes, 14 de febrero de 2011

Dominatrix Leo (1)

Con mis amigos hablo de sexo pero hay cosas que me da vergüenza contarles, son esas cosas que todos meditamos y nos dan curiosidad pero no queremos dejar constancia porque ni siquiera estamos seguros de qué sentimos frente a esas cosas, por ejemplo el rollo amo-esclavo, que a veces he practicado pero lo mantengo en secreto, o este blog sin ir más lejos, y la mayoría de las cosas que cuento y confieso en él.



Fantaseaba mucho con dominar a un hombre, hasta que me atreví a probar. Salió bien y lo he hecho quizás cinco veces o así. Todos los esclavos están agradecidos y reconocen que hay un amo dentro de mí, sin embargo también coinciden en que a pesar de que está dentro de mí no lo consigo sacar plenamente, pero a mí ya me anima que al menos intuyan que lo tengo aunque sea en el fondo.

Me crea mucha inseguridad asumir ese rol porque soy muy diferente al amo tipo. No voy en moto, ni estoy cachas, ni tengo cara de bestia... Juega en mi contra un aspecto demasiado dulce y juvenil y una actitud piadosa y tranquila. Mi mayor fantasía es ser un buen amo, sin necesidad de recurrir a parecerme al cliché, pero me encantaría sentir que merezco la atención de un esclavo. Por supuesto todo como un juego de un rato, ni siquiera me gustan los hombres sumisos o apocados en la vida, pero un rato de juego sí.

¿Por qué pongo una dominatrix vestida de enfermera en la foto en vez de dos hombres potentes? Pues porque cuando vi el programa "21 días haciendo sado" de Cuatro aprendí muchas cosas. Las mujeres no son cachas ni tienen cara de bestia, y sus esclavos por lo general tienen más fuerza física que ellas, sin embargo los tienen absolutamente dominados. No es que yo me sienta una mujer ni nada de eso, por pluma que tenga, pero si con toda mi dulzura y afeminamiento consigo dominar a un hombre hecho y derecho sería mi morbo realizado con creces, sin fingir ser un tipo duro con huevos enormes.

Esta noche seguiré escribiendo sobre esto.

Dominatrix Leo parte 2

miércoles, 9 de febrero de 2011

Cuando dejé volar al pajarraco

De vez en cuando echo la vista atrás para entender a Lobezno y su incapacidad de excitarse conmigo cerca. Oír explicaciones de su boca ha sido duro, pero más duro fue aquella vez que ya relaté en su día en junio de 2008. Fui al Strong con unos conocidos, como de costumbre me quedé yo solo y los perdí de vista, en el baño me topé con Lobezno sin camiseta, le saludé y como le noté drogado intenté aprovechar la circunstancia para resolver ciertas dudas ¿y para que mentir? ver si en ese estado accedía a follarme. 

Paseamos por los cuartos oscuros, cuando la cosa se puso caliente le intenté sacar de allí y probar en una cabina. Él se quedó rezagado.... en aquel momento me lo negué incluso a mi mismo, pero intuí y ahora estoy seguro que fue soltarle de la mano y Lobezno se entretuvo en un grupito. No tuve que esperar más que unos treinta segundos fuera del cuarto oscuro y Lobezno salió de la mano con un chico. Un chico con pluma, joven, y era el chico el que guiaba a Lobezno hacía una cabina, cogí a mi "novio" de la mano que le quedaba libre y les paré a los dos...


- Te he estado esperando, pero veo que ya es tarde para mí - dije dramático.

El chico se quedó inmóvil esperando que se resolviera la situación, Lobezno también estaba inmóvil incapaz de resolver nada. 

Hasta hoy he pensado que hice lo correcto, solté la mano del hombre que me había estado dando los polvos más morbosos y nuevos y se lo cedí al otro chico, sin más. Era lo correcto porque abrí la mano y el pájaro voló libre hacía el culo de otro, pero libre... Contemplé como se metieron en una cabina y me apoyé al otro lado de la puerta en un estado mental lamentable y frágil, quería regocijarme en el odio y la rabia que me inspiró aquello, pero sólo aguanté unos segundos antes de tener que salir de ese local que era como el infierno e irme a mi casa cabizbajo.

Por otro lado pienso ¿y si no se lo hubiera cedido tan facilmente? ¿y si hubiera pretendido que Lobezno fuera mío? ¿y si no hubiera abierto la mano?

domingo, 6 de febrero de 2011

Luchando contra el Opus para ser un buen chapero

Como muchos sabéis he ido a un colegio del Opus y suficiente he tenido luchando conmigo mismo en contra de las ideas que me inculcaron en la niñez, como para que alguien me haga volver a dudar sobre mi calidad humana cada vez que entro en éxtasis sintiendo y viendo como me sale lefa cuando me hago una paja. Eso para explicar porque me da tanta rabia la intrusión en mi  blog de cierta persona insistente y pesada que usa como nick "Gay Católico".

I love esta camiseta

Con esto de estar en una época pajera intimista que tiene bastante de clausura sexual no sé de qué escribir en el blog. No me juzguéis, y por supuesto que Gay Católico no crea que me ha convencido de que en la castidad está la verdadera felicidad, mi virginidad de este 2011 no tiene nada que ver con mis ganas de entrar en un cielo en el que la gente no ha follado en su vida ni se le han saltado las lágrimas cuando una polla ha pasado más allá de la garganta. Pero vamos que sigo en esa etapa de pajero, con lo que no tengo nuevos polvos que contar. Tampoco tiene que ver esta vez con Lobezno, es una decisión personal, pero más que una decisión me dejo llevar por mi instinto y por lo que me pide el cuerpo.


Este fin de semana lo he pasado con mi querida amiga de la niñez también educada opusinamente y que irónicamente es acompañante de lujo. Nuestros profesores de religión tienen que estar contentos y planteándose sacar del armario las varas, los cilicios y la agresividad que es el único modo de reprimir algo tan intrínseco como la libertad de elegir cómo llevar tu propia vida, más aún la privada.

Mi amiga me invitó a su casa porque me debía una cena o una copa por haberle ayudado a darle un aspecto guay a su blog de escort. 


Le confesé otra vez que envidiaba todo el dinero que gana siendo acompañante, 600€ por tener una cita con ella y si quieres sexo... más! Se le ve tan contenta con su independencia, su flexible horario de trabajo, su interminable tiempo libre y su vestuario... 

Cualquier madre que se enterara de que su hijo envidia a una prostituta se echaría las manos a la cabeza y pondría un candado en la puerta de la habitación con un agujero abajo para poder meter la comida. Y la mía debería empezar a temblar porque me siento muy influenciado por Laura, mi amiga escort. Pero al igual que ella, más por el morbo que el dinero, poner precio a tu cuerpo y a tu vicio es un morbo, aceptable o no, como tantos otros. Incluso que hombres que sin dinero no tienen acceso a ti te follen, encontrar el morbo en gente que ni te planteabas y verte en situaciones alejadas de tu tendencia, nuevos planteamientos y otros tratos. Aunque yo no lo haría el trabajo del que sacar mi sueldo, sino como un juego sexual del que entrar y salir, y por supuesto no aspiro a pedir 600€.


¿Qué representan las fotos? La idea que tengo del look del chapero perfecto. Me faltan unos meses de gimnasio jajaja. Y el valor para presentarme en casa con un peinado tan extremo (barba incluida). 

En verdad esta es una de esas "fantasías" que uno tiene pero nunca llega a realizar, como la de que te viole un desconocido, o unos skinheads te obliguen a beberte sus meadas (ehh, que esas no son mías, sólo son ejemplos). O que te folle tu padre, o tener un robot sexy que te la chupe, te folle, tenga un culo follable y hasta haga la cena.

Yo me la casco a veces fantaseando con que soy chapero o actor porno, ¿qué vosotros no tenéis fantasías inconfesables? Sí claro!! Lo que pasa es que os da vergüenza decirlas, jajaja.



jueves, 3 de febrero de 2011

Amenazas de Gay Católico


Mis lectores más fieles saben quien es Gay Católico, todo empezó en Navidad, Gay Católico me decía que mi blog había perdido un fan por lo que pasó en París, y por uno de mis post más famoso en el que relataba mi experiencia simulando que lo hacía en un confesionario.


Entiendo que aquello enfadaría a los cristianos y demás, pero cómo podía imaginarme que una persona que lee mi blog, y más aún una que dice que es fan, pudiera ser tan católico, en mi blog no hablo precisamente de los valores tradicionales del cristianismo. El caso es que mientras unos alababan la calidad literaria y erótica de mi idea del confesionario y el cura "supuesto" pajero, Gay Católico montaba en cólera, uno de sus más célebres comentarios fue aquel en el que me dijo que iba a ir al infierno y me iban a poner de puta del diablo... entre otros insultos referidos a mí y a los demás lectores.


Desde entonces ha estado jodiendo con comentarios con respecto a todo, insultando, desvariando y todos habéis sido testigos, porque Gay Católico desvaría, no es un simple fanático, es un lunático. ¿Y por qué me pongo así ahora después de haber respetado su participación en el blog? Primero porque mis lectores ya están hartos y segundo por un e-mail (uno de muchos) que me ha enviado y que voy a compartir con vosotros (no suelo hacer estas cosas, ni tomar medidas de rencoroso o rabioso pero son cosas muy fuertes) y con ello quiero explicar porque a partir de ahora, más allá de los votos (lógicos) de mis lectores, he decidido vetar a Gay Católico para siempre del blog.

Así que pido a Gay Católico que no se moleste en entrar y le despido con estas tres fotos que me he hecho en su honor, y a mis lectores obsequiarles con una buena vista de mi Santa Polla, por las molestias.

Dale a leer más para ver el email en cuestión.

martes, 1 de febrero de 2011

Machito joven en febrero


Chico del mes



Este es Carlos Villar, no sé muy bien cual es su profesión, solo que es un macho espectacular que a pesar de tener sólo 19 años tiene el look viril que tienen que tener los hombres. 



      

Es que mirad que pollón ¿a qué dan ganas de cogerlo? Y el tatuaje, un animal acechando y metiéndose en la selva en busca de su presa... Yo soy como ese animal, Leíto el come pollones.



¿Y qué me dices de este culo peludo de chico joven? A mi me da mucho morbo, los jóvenes peludos que parecen mayores, y los maduros juveniles... Sí, lo pongo difícil siempre, pero me gustan así. Y este chico me gusta, ojalá no se depile nunca, es tan chulo su culo de peluche!


Me imagino lo guay que debe ser estar con las piernas en sus hombros mientras te peta y coger con las manos ese culo duro y salvaje.



Si eres como Carlos Villar en cualquier versión de edad, o eres Carlos Villar, escríbeme a lemorbo@gmail.com


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...