viernes, 17 de mayo de 2013

Esquivando la homofobia


Nací en Madrid, en una familia que por aquel entonces en los 80 y 90 había varios amigos gais, eso facilitó mucho las cosas cuando me dio por desarrollar mi lado mariquita. Una madre moderna, un padre tolerante y unos hermanos acostumbrados fueron vitales. Y en ese pequeño grupo casero está mi vacuna y el origen de mi fuerte metabolismo contra la homofobia, por desgracia no todos los niños y niñas tienen esa suerte. Y no se me ocurre ninguna razón, ni siquiera la edad viejuna de algunos padres para no hacerle la vida fácil a un hijo mariquita, gay o lo que sea, así debo sentirme privilegiado por tener un derecho tan básico... lo cual no es una buena señal en absoluto.

Sin embargo cuando fui por primera vez al cole grande con 6 años, lo hice en el entorno más hostil al menos en potencia, un colegio del Opus sólo de chicos. A esa edad, todos los adultos piensan que uno es medio idiota y vive en una burbuja de cristal, pero uno no es ciego y a pesar de vivir en una burbuja yo veía el mundo exterior y oía todo lo que se decía, y es más, razonaba. Con lo que yo ya sabía que mis contoneos, mi gusto por los complementos, mis Barbies y mi preocupación por el estado de mi melenita rubia no iba a ser entendida en aquel entorno masculino, aunque mi ambiente lo creaban sobretodo mini-hombres, la verdad es que había una fuerza mayor que no podía controlar, los padres, profesores y curas.

Una vez más la suerte o la inteligencia estuvo de mi lado, la superficialidad de la sociedad me hizo aprender una terrible lección que sin embargo me sirvió de mucho y me salvó la vida. Siendo guapo y encantador y haciéndoles creer que si era afeminado era con toda la bondad de mi corazón y demostraba cierta fragilidad romántica la gente era incapaz de perturbar mi mundo, al contrario, a veces me pusieron como un ejemplo a seguir, sin embargo yo en aquella tierna edad, era muy consciente de que estaba manipulando con un cliché femenino de vulnerabilidad, despertando instintos de protección en todos los que me rodeaban. Así que... si no sufrí el acoso fue sólo porque utilicé una armadura que ahora está soldada con mi cuerpo y soy un poco esclavo de todo eso. Con lo que no puedo decir que esquivé la homofobia, quizás evité el acoso, la marginación, pero... la homofobia que me rodeaba, y el mismo hecho de esquivarla ya te deja marcado.

Había dos casos más en mi clase, Julito, el chico que vive ahora en Los Angeles, sufrió la homofobia en silencio, aterrorizado de dar alguna pista sobre su tendencia, él no era mariquita, a mi no me quedó otra que ir con ello de bandera, quizás eso complica o facilita las cosas, pero Julito estuvo encerrado en sí mismo muchos años. En realidad parecía un niño "normal", que con el tiempo y la edad empezó a notar que era gay. Se sintió culpable y fatal, en el colegio nadie lo notó y pasó sin acoso ni nada, pero... en su interior estaba encerrado en un armario.

El otro caso es el de Carlitos, él no era un niño normal, ni afeminado, era... rarito, sin más, para el colmo resultó ser gay... y los mismos que me ofrecían protección y me invitaban a sus casas con total confianza, a Carlitos le hicieron la vida IMPOSIBLE, y lo digo así de grande, porque fue un acoso total y horrible. Meterle en una alcantarilla del patio, lanzarle balonazos, mandarle  que se tumbara boca abajo en el suelo del baño. En fin, lo recuerdo y me afecta tanto como si lo hubiera vivido yo, así que la homofobia sufrida directa es insufrible pero ver injusticias en un compañero es un sufrimiento y una ansiedad, que me dan ganas de llamar a la policía y empezar a dar nombres. 

Lo peor... es que los adultos del cole lo sabían y lo permitieron, creo que les pareció un buen aprendizaje para la mayoría el martirizar al raro, y para el raro ver que era tan inferior que o cambiaba o estaba condenado a vagar solo, ¿por qué nadie le apoyaba? ¿Por qué Julito tenía miedo de tratar con él? ¿Por qué no pude ayudarle a integrarse en el grupo? Porque la homofobia es mucho más grande que unos niños, unos adolescentes o que unos gays adultos, y cambiar conciencias a corto plazo sólo está en poder de Madonna o de Dios, por supuesto no de los que hablan en su nombre...

Al final la homofobia la sufrimos todos, todos, TODOS. Digo yo que los acosadores tendrán conciencia y cuando tengan hijos se acordarán del acoso al que sometieron al hijo de alguien años atrás. Todos acabarán teniendo hijos o sobrinos gais, transexuales o lo que sea. Los gais han hecho mucho por normalizar las cosas, las madres de los gais también, los amigos de los gais... pero falta una parte muy importante para que ni gais, ni madres, ni nadie sufra, y es que lo normalicen todos!! 

Los curas nunca nos dejarán en paz, ojalá se den cuenta de que al convertirse en perseguidores nos hacen bienaventurados y van a ir al infierno todos, sería más fácil para ellos demostrar cierta tolerancia y bondad, parecerían más cristianos, y los machos más hombres.

Que un niño mariquita haya evitado el acoso con trucos es un paso, antes ni eso se podía, pero no estaré satisfecho hasta que mis descendientes vayan al colegio sin tener que armarse de estrategias para despistar las mentes antiguas de la sociedad.

Dicho esto desde Madrid, desde el 2013... parece que la homofobia es poco más que una molestia, pero en los pueblos, en otros países, la homofobia es más que eso, y me preocupa que estemos tan avanzados tecnológicamente y en París haya manifestaciones contra las bodas gais y palizas homofobas. Si hay cosas que están yendo bien, desde luego no todas y considero que todo ya llega siglos tarde, por ejemplo el matrimonio, ya debería estar superado y sigue siendo un tema de debate.

En fin... al menos no tenemos tanto miedo, y aunque los obispos nos ponen de los nervios... hoy día, creo que se señala más a los retrogrados que a los gais, al menos eso me parece a mí. Y eso da mucha tranquilidad.

5 comentarios:

Piti dijo...

No muchos asumen tan bien que tienen pluma, ahora veo que es porque la utilizaste como bandera para darles en la boca a todos los homofobos, eso se llama terapia de choque.
Yo creo que lo has llevado muy bien, no te avergüences de haber usado un rol femenino como protección, tiene mucho mérito en mi colegio te hubieran masacrado.
Sigue orgulloso de ti como eres, es parte de tu atractivo, esa seguridad y esa exaltación de lo que otros esconden. Sigues siendo un ejemplo a seguir.
QUEREMOS MÁS POSTS!!!! Y LOS QUEREMOS MORBOSOS, este por ser el día contra la homofobía está ok. pero queremos carne!!

AmoSevero dijo...

Por muchas "risas" que le pongamos, por muchas fiestas que hagamos, incluso por mucha «carne» que mostremos, la lucha contra la homofobia no ha hecho más que empezar. Como bien dices en ciudades MUY grandes como Madrid o Barcelona quizás parezca superada (quizás solo está diluida por los muchos habitantes de esas ciudades) en las ciudades pequeñas o en los pueblos, se sigue notando.

Y siento decirlo así, pero la única vacuna posible es la que nos da la ley. Hay que denunciar. Denunciar al homófogo de Álcala, denunciar a la fiscalía por no actuar de oficio contra ese personaje. Denunciar al gobierno del PP (representado por Wert) al sustituir "Educación para la Ciudadanía" por que adoctrina por "Religión", que no «adoctrina» (que va), más bien aliena. Denunciar cualquier tipo de acoso, sea en el colegio (denunciando al maltratador, a su padre por consentirlo, y a los profesores y dirección por permitirlo)
No hay otra vacuna, solo nos queda la denuncia y exigir ejemplaridad de la Justicia.

Driver GT dijo...

No es que en Madrid esté superada, es que es una ciudad tan grande que nadie se fija en ti, seas maricón o vayas con el pelo de colores.

La lucha no ha hecho más que empezar, te lo digo yo que soy de una ciudad pequeña, que ahora vivo en otra ciudad pequeña, y que trabajo en un pueblo de dos mil habitantes.

Encerrado dijo...

Tienes mucha razón, Driver, pero tal vez ese sea el objetivo. No podemos pretender que todos piensen como nosotros queramos o se adapten a nuestros gustos, pero, por lo menos, que respeten el gusto de los demás. Que nadie se fije en ti (en sentido positivo, claro), igual es síntoma de que se acepta la diversidad. Todo muy matizado y con muchas excepciones, siempre habrá cabritos y cabrones, por supuesto.
Un saludo, recién llegado aquí y me gusta tu forma de expresarte, Morbozo :D

Diasdevicio dijo...

Como siempre excelente post. Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...