sábado, 8 de febrero de 2014

Jugar a las prendas


Después de sorprenderme cuando Pasibollo bajó desnudo a darme el móvil que había dejado olvidado en la mesa de su salón tras nuestra follada lésbica con mi dildo doble, pensé que si se atrevía a eso sin que nadie se lo hubiera propuesto, puede ser un compañero de juegos más que digno para mi juego preferido de "Atrevimiento y castigo".

De tanto pensar y fantasear la ley de la atracción funcionó de nuevo y me puso en frente otro vecino nuevo al que ni le tuve que explicar el juego, cada vez que uno de los dos hablaba el otro lo entendía perfectamente. Eso fue por internet y sentí la necesidad de cazarle antes de que se me fuera... Él quería quedar YA! Y tenía sentido... no estábamos jugando a "Atrevimiento"? No tenía sentido empezar con vergüenza y poniendo trabas.

- Es el primer reto, venir a mi portal y desnudarnos, el riesgo es mínimo, pero para romper el hielo vale, vente - me dijo.

En doce minutos llegué a su portal, hacía un frío mortal a esas horas de la madrugada. El portal era más elegante y luminoso de lo que me esperaba, quizás esperaba algo más sombrío, pero en realidad era perfecto para ese juego, tenía rincones dónde esconderse, varias vías de escape, era lo bastante grande para sentirse totalmente expuesto en un sitio público, y profundo para sentirse lejos de la calle. 

- ¿Y qué hacemos con la ropa? - dije sintiendo que la adrenalina había tomado el control de mi cuerpo y mi mente. Él se lo pensó un momento y dijo que en su casa. Se le veía buen chico... pero no sabría afrontar una traición de un loco morboso que me dejara desnudo allí con mi ropa secuestrada...

- O aquí mismo. Venga, fuera parte de arriba - retó.

Y allí nos quedamos semidesnudos cuando la luz se apagó. Él se quitó los pantalones en penumbra, y yo le imité, me sentí vulnerable cuando me tuve que quitar las zapatillas, pero me las volví a poner rápidamente. Y nos bajamos los calzoncillos hasta los tobillos, hasta ese momento, taparse las vergüenzas hubiera sido rápido, pero decidimos dar un paso y los calzoncillos salieron de nuestro cuerpo.

Estábamos a oscuras, yo tenía perfectamente localizada mi ropa y me había ocupado de dejarla de tal forma que incluso a ciegas pudiera vestirme. Mi compi de juego tenía la suya hecha una bola... qué inconsciente, jaja.

Nos sentamos en el sofá del portal, no estábamos totalmente a la vista, pero yo veía la calle. Me empezó a besar allí, como si estuviéramos en el sofá de su casa o algo así. Mi cabeza hervía por el morbo, pero mi cuerpo estaba aterrorizado. Lo de los besos duró poco, lo normal en un portal estando en pelotas, no? Se levantó y encendió la luz. Entonces sí que me entró el pánico, la imagen era de locos, con la luz el portal volvió a ser grande y me escondí tras la escalera con mi ropa entre los brazos.

- Qué miedoooo! 

Empecé a caer en la cuenta de que no controlábamos la puerta del garaje, ni podríamos preveer que escondite era el ideal si entraba alguien por la puerta de la calle. El juego empezaba a parecerme una locura digna de tratarse en un psicólogo. Pero mi compi parecía la mar de tranquilo, me encantaba cómo se comportaba, estaba claro que le daba cierto miedo, pero estaba relajado a pesar de estar en su portal, entre sus vecinos. Me animó a salir de mi escondite.  Y subimos las escaleras hasta el último piso donde estaba su casa. Una vez dentro sentí un alivio enorme!! ¿Cómo me había atrevido a eso? 

Me tiré al sofá y me tapé con las almohadas exclamando y riéndome sin parar por los nervios. El "atrevido" también se reía y parecía aliviado de haber salido del portal, pero encantado a tope de haber estado allí durante casi cinco minutos.

- Hacía tiempo que no lo hacía - me dijo acercándose al sofá.
- Yo nunca he estado totalmente desnudo, excepto en el vestuario o en una sauna.
- Bajamos otra vez? Dejamos aquí la ropa.

Me lo pensé y como cada vez que pensaba encontraba motivos para no repetir... acepté su reto antes de que pudiera razonar como una persona normal.

Esta vez fue mucho peor, bajamos al portal en ascensor, era una locura, el ascensor acababa con toda posibilidad de huir, era una ruleta rusa, podíamos llegar abajo y toparnos de bruces con un vecino. Bajábamos... y presioné el botón del primer piso esperando que se detuviera, no podía llegar abajo, no quería arriesgarme a morir. 

- Cobarde... - dijo sonriente mi compi de juego.

Me ha quedado claro, es un buen competidor. Y espero quedar con él más!! Me siento tan retado.... y tan picado... y tan adicto...

Luego no pasó nada más, la verdad es que hacía demasiado frío en el portal y la escalera, de hecho estoy constipadísimo ahora. Me ha mandado un selfie suyo desnudo en el espejo de su ascensor, me pide otra igual en mi ascensor... llevo toda la mañana con el reto sobre mí pero no puedo, por más que quiero... nada, no puedo, voy perdiendo!!

8 comentarios:

perro dijo...

Jajaja...Qué bueno !!!
Mira, lo peor que te puede pasar es eso, pasar un poco de vergüenza. Seguro que quien os encuentra se queda más colapsado que vosotros, pues a buen seguro, no se lo espera. Cosa que vosotros sí, por eso el pánico.
Soltáis alguna fresca y santas pascuas, jejejeje...
Claro que decirlo desde aqui es fácil :-)

Driver GT dijo...

Yo creo que no me atrevería a tanto.

Luckitas dijo...

El juego de las 'prendas' es lindo desde donde se lo mire.

Pero creo que yo no lo haría ni en mi edificio ni en cualquier otro, a excepción que sea de noche o muy de madrugada.

Igualmente, una cosa es decir y otra muy diferente es hacer... jeeeeeee...

Besos!

Prenderfast dijo...

¡Por todas las Diosas desnudas del Averno, Leoncio, no nos decepciones, que sabemos que eres un pícaro tú también! Hazte la foto a las 4 de la madrugada entre semana, leñe, que sabemos que eres criatura noctámbula y el riesgo será tendente a cero.

Destos dijo...

Joder yo a todo lo que he llegado es a bajarme los pantalones o a una mamada instantánea en el ascensor, pero quedarme en bolas...

Leonardo Mur dijo...

No sé si podría volver a repetir, esa noche estaba borracho de nudismo y exhibicionismo... Ahora lo pienso y no sé cómo pude llegar a tanto, jaja.

Diego dijo...

Quiero un amigo para jugar a esos juegos!! Algún candidato?

Tioxmadrid dijo...

Vaya , me has recordado una experiencia que tuve yo tambien hace unos meses ... Parece que eso de desnudarse en los portales se esta poniendo de moda . Lastima no encontrarme a mi vecino subiendo en bolas las escaleras alguna noche ..

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...