viernes, 10 de enero de 2014

El Contrato


Cuánto más se tarde en cumplir un plan sexual... menos probabilidades hay de que se cumpla. Así que sin más tardanza quedé con Espartaco, mi nuevo esclavo cachas y treintañero.

Llevaba todo el día en la oficina despistado pensando en el contrato de esclavitud que quería proponer a Espartaco, no quería pasarme, pero tampoco quedarme corto y resultar naïve. Así que dejé el contrato en blanco hasta que por la tarde quedara con él y así planificar juntos.

Por desgracia Espartaco trabaja hasta bastante tarde, eso complica las cosas. Pero por suerte no habría nadie en mi casa hasta después de cenar. Me fue a buscar a la puerta del gimnasio, siempre me había hecho ilusión arrojar mi mochila a los brazos de un esclavo, a él le pilló por sorpresa pero la cogió al vuelo como una pelota de baloncesto, a mi me pilló por sorpresa que me diera las gracias por aquello. Luego me dijo que se había sentido muy humillado, aunque no creo que nadie de todos los que nos rodeaba viera ahí nada raro.
- Voy a sacar la ropa y el bañador para que no se pudran en la mochila - dijo al llegar a casa. Así me gusta, con iniciativa.
Yo me recosté rápidamente en la cama y abrí el ordenador para empezar con el contrato. Espartaco se sentó en el suelo como un indio sin que yo le dijera nada. Le dije que estaba muy bien educado.
- No, es que he sido amo y sé lo que hay que hacer, he aprendido yo solo.
Parecía una mascota.
- Quiero hacer todo lo que me mandes, absolutamente todo, me da igual el qué, pero necesito que me chantajees.
Le hice unas fotos terribles, bueno, salía fatal, haciendo el gilipollas y chúpandome el culo con cara de vicio. Se le veía avergonzado...

Me dio su móvil y me dijo que cogiera los números y los emails que quisiera, los de sus padres y hermanos, y me dijo el nombre de su mejor amigo, que según él no sabe nada de su "doble vida". No me fié a priori, aunque por mucho que sepan de su vida... no debe ser agradable ver a tu amigo o tu familiar haciendo el ridículo, oliendo ropa sucia o jugando con una Barbie desnudo contra una pared. Bueno no iba a fotografiarle todo sexy y potente como es en realidad, necesitaba algo de lo que no le apetezca presumir. 

Se supone que eso lo deberíamos haber hecho después de firmar el contrato, pero nos emocionamos y nos adelantamos.

En el contrato hay cosas muy básicas, recoger mi leonera y una mamada una vez a la semana cómo mínimo, dejarse usar como dildo humano (y vaya dildo) o poner el culo, según mi rol del momento. Y por supuesto no depilarse mientras dure el contrato, que ha venido sin un pelo, parece un delfín, qué horror. También he puesto que me tiene que chupar el culo claro. Y poco más la verdad. Al final hemos decidido que un mes está bien, y que entonces podemos renovar o hacer  otro. Aunque los dos estábamos de acuerdo en que podíamos firmar por tres meses o incluso medio año, he decidido hacerlo sólo por un mes porque parece que el contrato es muy básico para él, no sé qué límites quiere romper, no es muy claro, no lo expresa, dice que no lo sabe, pero quiere verse en una situación incontrolable, a saber... pensaré en algo este mes. 

Parece más que dispuesto a hacer cosas que no están en el contrato, de hecho espera que haya mucho más que eso, se le nota en la mirada. Pero la experiencia me dice que los esclavos se asustan con nada, y me saca de quicio que desaparezcan.

Aunque a este le tengo un poco cogido por los huevos gracias al chantaje pactado.

El sábado probaré mi nuevo dildo humano.
Vuelvo a pedir al Dios del BDSM que no me lo quite antes de tiempo.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Sabes por que ha pasado de ser amo a ser esclavo? Estoy deseando leer el tercer capítulo.

perro dijo...

Uff... que mala sensación he tenido.
Me ha recordado la decepción al leer el segundo libro de las 50 sombras de Grey, en que el primer libro prometía bastante, el segundo se tuerce considerablemente para el tercero ser lamentable.
Espero equivocarme, pero hay algo que me da mala espina.
Tendremos que redoblar las oraciones para que salga todo bien.

Lucky Luciano dijo...

Tengo un chico q se declaró mi esclavo sexual sin contrato y sin q yo le haya dicho nada.

Jugamos el rol amo-esclavo con la diferencia q él vivía conmigo aunque para el resto de la gente siempre fue mi 'amigo' y no mi 'esclavo'.

Es lindo tenes un esclavo de verdad. Aunque me declaro no ser un buen 'amo'.

Convivimos mucho tiempo como 'amo-esclavo'. Hoy estamos separados por una crisis personal q tiene. Pero estoy totalmente seguro q algún día volverá a mí.

Realmente lo deseo y lo quiero... jeeeee...

Besos!

Prenderfast dijo...

Un amo no debería tener que decirle a su cosa qué quiere que le haga o qué le puede hacer...

¡Prueba, imagina, ensaya, propón lo que el amo desea y si el esclavo no le place te lo dirá!

Soñador Oscuro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Soñador Oscuro dijo...

Muy bueno tu blog.

Mark27 dijo...

Me he quedado con muchas ganas de leer la siguiente parte, a ver qué ocurre!

Anónimo dijo...

Es solo mi opinion pero desde que volviste de USA te comportas como un niño malcriado y se te ocurre cada tonteria ... Pareces una niña jugando con su Barbie . A ti te haria falta dar con un buen amo que te quitara tanta tonteria que tienes encima y te enseñara como tratar a un esclavo ... Se te escapan por lo soso que eres y la poca iniciativa que tienes .Tiendes a "intelectualizar" todo y el sexo es algo mas instintivo . Para ser un buen amo tienes que sentirlo y disfrutarlo o quedarte en la teoria . Ademas estoy convencido de que un niño mimado como tu solo puede funcionar como esclavo ,pero seguro que ese rol te acojona . Ah y no escribo esto por faltarte , solo expreso lo que me transmiten tus historias . Un abrazo .

Red-hot dijo...

Pues para escribir ese post tan ofensivo, más vale que te hubieses ahorrado la molestia. Leo, al cual conozco personalmente de hablar un ratillo con él, es un chico con una educación que ya la quisieras para ti. Ser amo, no está reñido con ser educado y discreto y respetuoso. Respeta, si quieres que te respeten.

Anónimo dijo...

En el sexo no hay reglas, y si el chico quiere intelectualizar sus movidas sexuales, que lo haga. Cada uno que viva el sexo como le salga del rabo. ¿Quién eres tú para criticar al chico, a ver? No eres NADIE.

Un leñador dijo...

Bueno, veo que esto anda de lo más agresivo... yo sólo quiero que sepas, Leo, que si paso por Madrid pronto espero que tengas aún a tu esclavo y que me lo prestes...

perro dijo...


Bueno, y esta historia tiene continuación o simplemente se acabó ?
Estoy intrigado !

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...