viernes, 8 de noviembre de 2013

La mili


Nunca había seguido la serie "Cuéntame cómo pasó", hasta que hace un tiempo gracias al insomnio he podido seguir la reposición desde el principio a horas intempestivas. Para quien no lo sepa, "Cuéntame" trata sobre una familia de España, ambientada al principio en los años 60. Hace unos meses que ha muerto Franco, parecía que no se iba a morir nunca, pero el tiempo pasa para todos, el niño protagonista se ha hecho mayor, y acaba de entrar en la mili, lo cual me ha hecho pensar.

Tengo 27 años y creo que el servicio militar obligatorio se suprimió cuando tenía 14, o sea, sólo a 4 años de que hubiera tenido que enfrentarme a esa mierda con pluma y todo. Supongo... pero sólo lo supongo, o quiero suponer, que en los 2000 la mili no sería tan dura y homófoba como lo que pintan en "Cuéntame". Aunque no creo que sea gayfriendly tampoco.

Me libré prácticamente por los pelos, aunque hasta ahora no lo había percibido así, porque hace tiempo que la mili suena a antigüedad, ya sonaba a antiguo incluso cuando estaba vigente. Pero recuerdo que cuando era niño ya ponía mucha atención a mi madre cuando nos dijo a mi hermano y a mí que podíamos declararnos objetores de conciencia. También prestaba atención a mi padre, por si no funcionaba el plan A, cuando nos contaba batallitas de cómo la gente se libraba por ser miope, o por no poder hacer ni una flexión o... por ser gay.

No quería dejarme llevar por el pánico, pero sabía que tendría que enfrentarme a un mundo absolutamente masculino donde sólo habría hombres, hombres malhumorados, mayores y con armas... dónde yo sería una criatura frágil, afeminada, sin mamá cerca y con la autoridad del cuartel apoyando y fomentando el odio hacía mis maneras y mis gustos.

Eso por no hablar del miedo a que me raparan mis preciosos bucles.


¿Pero y si a Aznar no se le hubiera ocurrido quitar la mili y a Zapatero se le hubiera olvidado? 

Aquí en mi rato libre en el trabajo, me ha dado por pensar en la mili de una forma positiva. Si recibiera una carta hoy diciéndome que me llaman a la mili... a poder ser dejándome elegir, por ahorrarme el tener que rebelarme ante una imposición, aceptaría y pondría todo mi esfuerzo en tomármela en serio. 

Iría con ganas a la peluquería, a recoger mi uniforme y mis botas y estaría impaciente por aprender y vivir una experiencia tan alejada de mi realidad, serían como unas duras y productivas vacaciones, yo solo ante lo desconocido.

Escalar montañas, viajar, descender ríos, bucear, dormir en el campo, saltar en paracaídas, viajar a la velocidad del sonido en un avión, ohhhh, qué guay!

Poder endurecer mi cuerpo, poner a prueba mi resistencia, sobrevivir en la naturaleza, y desendurecer mi mente, pudiendo hacerla más flexible, y más amplia. No puede ser tan malo a estas alturas tener pluma en la mili, o sea, qué pueden hacerme sin tener un castigo por ley? Además me daría igual, me esforzaría cual teniente O'neil, no para demostrarles nada a ellos, si no por el mero hecho de conseguir superarme y llegar al objetivo marcado, así que acabarían respetándome y admirando mi espíritu de lucha.

Y sólo follaría y haría mamadas si me enamoro de alguno porque si no me voy a convertir en la puta del cuartel, lo cual me alejaría de mi plan de fortalecer mi cuerpo y mi mente. Y jamás se la chuparía   a ningún superior porque si no luego me trata mejor y también me alejaría de mi plan, aunque puede que me traten peor de lo normal para demostrar que no se ablanda, lo cual tampoco es plan y encima me daría sensación de haber sido abusado y no me molaría. Sólo se la chuparé a chicos de mi rango o de poco más, de menos no, esos si a caso que me la chupen a mí que para eso son inferiores (recordad que tengo una vena dominatrix).

Bla bla bla... pensándolo bien, no creo que aguante ni un día, esos gritos y esas groserías para instruir me parecen una mierda, además de denigrantes para los chicos. Un poco de respeto! Que se supone que somos el orgullo del país, tanta humillación acabará convirtiéndonos en arrastrados, no me mola!

Pero bueno, si prometen sólo insultarme y meterse conmigo cuando esté flaqueando y me quieren animar... vale, voy a la mili, pero como se pongan a chillarnos como locos sin justificación sólo porque están amargados o tienen complejo de polla pequeña, yo dimito!

Además en la mili te sacas el carné de conducir, que yo aún estoy con ello, sería ideal para sacármelo por fin de una vez por todas. 

Y encima te pones cachas. Ya sólo por ahorrarme el entrenador personal, merece la pena.

Estoy impaciente!!!!

8 comentarios:

Mark27 dijo...

Yo también pertenezco a la generación que se libró de la mili por pocos años. Siempre me lo tomé como un alivio, ya que nunca me gustó la idea... pero, por otro lado, también siempre he pensado en el morbo de ciertas situaciones que podrían vivirse...

perro dijo...

A pesar que alegé, finalmente tuve yo la fortuna de librarme por excedente de cupo.
Y ya te digo que no tenía ninguna fantasía homoérotica por hacerla en aquel entonces.

Red-hot dijo...

Leo, si te hubiese tocado hacer la "mili", te habrían taladrado el culo hasta destrozarte, jejeje. Eso sí, solamente los que tú hubieses querido. Simplemente imagina 30 ó 40 tios de 18 años en "abstinencia sexual" y teniéndose que "matar a pajas"....Sin comentarios.

Destos dijo...

Lo de ponerse cachas es un mito. Deja de ver tantas pelis porno, jejejeje.

Anónimo dijo...

He llegado al blog por casualidad, y me ha encantado, me han enganchado las últimas entradas que has escrito, muy originales y bien escritas, y ya me he puesto a leer entradas más antiguas, que me he estado perdiendo estos años. Espero que sigas por mucho tiempo por el camino del morbo, y nos lo relates con tanta calidad. Me molaría por ejemplo, que vayas a la habitación de tu madre, cojas alguna cadena de oro o collar de perlas, lo embadurnes bien de vaselina y te sobes bien la polla con el collar, es una paja diferente y molaría alguna foto con el semen brillando pegado al oro y la vaselina, queda muy artístico.
También me ha dado morbo el post en el que hablas de la polla prohibida de tu hermano. Como esa es inaccesible, podrías coger una foto grande de su cara, recortar un agujero en su boca, y deleitar nos al menos con tu polla metida por el agujero. La imagen de una polla saliendo de su boca como si fuera una lengua me parece una metáfora irónica y poesía visual muy bella.

Basement dijo...

Yo, por suerte, también me libré de la mili. En mi caso, la quitaron justo cuando me tocaba hacerla... pero tu relato de la misma ha sido divertido!

Joey dijo...

Bueno, un poco idealizada veo esa mili. Yo sí la hice y no se parece mucho, francamente.

No hay gritos, no hay esa testosterona que dicen, ni mandos cabrones, ni endurecimiento del cuerpo (si quieres eso, te vas tú solo al monte a correr, que es lo máximo que podrás hacer), ni carnet de conducir (eso lo quitaron a finales de los 80). Entrenamiento con arma sí. Pero nos tirábamos más tiempo montando y desmontando que tirando. Yo sólo tiré 2 veces en 9 meses y otras dos veces con ametralladora de esas de suelo. Si algo sabían los mandos es que tíos de 19 años con un arma en la mano, mejor evitarlo lo máximo posible. Tú tenías arma, pero no tenías balas. Las balas las tenían los mandos bajo llave y se daban contadas.

Lo que hay son un buen montón de tíos dando vueltas de aquí para allá, trabajando (sí, se trabaja en oficina, mecanicos, electricistas y si no tienes nada concreto, a la cocina). Pero de tareas "militares", va a ser que casi nunca.

La instrucción era simplona, un par de veces a la semana dabas cuatro vueltas a un circuito con el arma a cuestas, siguiendo el paso, durante 1 hora y luego, a trabajar. Y era más por cumplir, ya que ni los mandos tenían mucho interés.

Las salidas al campo, pues 2 o 3 veces en un año, no más y simplemente dabas unas vueltas por la montaña, conocías el campo y a veces, hacías algún ejercicio. Había cantina y tenías tu tienda de campaña al lado. Eso de dejarte tirado solo en la montaña, es más bien mito. Si podías hacer algo más bestia, tipo pista americana.

A mí, lo único que me puso de la mili, fue tener uniforme y botas, pero poco más. Gay no vi a nadie, aunque sé que había, ya que encontré un par de veces unas revistas gays/porno en un cubo de basura (buenas pajas me hice con ellas). Y a algunos se le notaba una pluma que "pa qué". Pero nadie decía nada ni pasaba nada. De hecho, incluso algún mando tenía pluma y ya está.

En serio, la mili se puede catalogar de lugar aburrido, bastante alejado de esas cosas que salen por la tele, que son muy efectistas, pero poco realistas.

Eso sí, irse a las duchas y disfrutar de montones de tíos desnudos duchándose, no tiene precio :P
Esas pollas al aire...

Anónimo dijo...

Hola. Yo si hice la mili, muy jovencito y maleable. Haciamos mucho, mucho ejercicio, llegábamos agotados y yo al mes y medio me lo hacia con un cabo 1º agitanado, nervudo y macarra, que olia a porro y sudor tanto como bien follaba. Se que había mas rolletes pero de los de pernocta ( no duermen en cuartel) Yo me ,o pase muy bien.
El sano envidioso.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...