martes, 30 de noviembre de 2010

Porno, el nuevo cuento de hadas


Escrito para Estanochegay.com
Me encanta confesarme, decir barbaridades detrás de una rejilla tiene un encanto para mí que me fascina, lo que no me gusta es rezar, ni darle a mis confesiones categoría de pecado y tampoco que me digan que cuando esté cachondo haga deporte o me apriete el silicio. Por eso no voy a misa y en vez de eso escribo un blog.

Mi confesión de hoy es que últimamente me he hecho adicto al porno y no puedo cascármela sin ver fotos o mejor aún videos. Y también confieso que a pesar de no haberme caracterizado nunca por ser de esos que se hace una paja antes de dormir, más bien al contrario, nunca me hacía pajas (yo solo se entiende) pero ahora soy uno de los más pajilleros del reino, aunque me lo tomo como un estudio intensivo del porno y eso es una serpiente que se muerde la cola, cuanto más investigas el porno más pajas te haces y cuantas más pajas te haces más porno ves.
Entre tanto he recordado a mi excompañero de clase, os haré un resumen. Este chico coincidió conmigo en mi clase del colegio desde los diez a los catorce años él era uno de los gorditos de clase, llevaba gafas, no se le percibía ningún rasgo exótico o llamativo aunque no era feo. Casi diez años después me paró por la calle mientras yo estaba de compras un apuesto joven musculoso, alto, con los dientes blanquísimos, rapado, guapo y con un look muy chic. Era el gordito de clase… (haz memoria AQUÍ)
Y ahora resulta que es actor porno internacional pero de heteros aunque el es más bien bisexgay, hemos charlado por Skype™ muchas veces desde entonces y me cuenta y enseña unas cosas…



Las nuevas princesas son musculados pollones



Desde mi adicción al porno no paro de buscar similitudes entre los modelos y yo, quiero ser un porn-star, si el gordo de clase pudo yo también quiero. Bueno no, no quiero ser una porn-star pero sí ser como ellos. Igual que hace diez años quería ser un Disney boy, delgado, guapo con los dientes del color del papel en el que se dibujan los personajes.

Los narcisistas queremos tener un cuerpo que admirar en nuestro espejo y el resto quiere tenerlo al lado para tocarlo y besarlo. Nos morimos por encontrar unos vaqueros que haga que nuestro culo se parezca al de François Sagat, buscamos en internet los calzoncillos que sin relleno te eleva el paquete y que todo el mundo añade a sus wishlist.
Los gogós son el ejemplo a seguir a la hora de vestir y el invierno y los jerséis son el mayor enemigo de los que han estado todo el año trabajando hombros y pecho a base de pesas, por eso se compran dos tallas menos.
No queremos un castillo, sino un ático en el que el sexo esté en el aire, en el cual nuestras conquistas estén cómodas y nosotros nos veamos sexy, también queremos salir con amigos que se puedan quitar la camiseta en Cool sin espantar en la pista de baile.
Y hablo en plural para no ssentirme solo frente al pecado… pero la verdad es que cada vez me cuesta más elegir una foto  que no sea extremadamente sexy para ponerla de imagen principal en el Facebook.
Todo parece ir mejor cuando pareces digno de aparecer en la portada de una revista porno.
Ahora tengo una necesidad de dejar de escribir para irme al gimnasio… comprobar que mi vello sigue sigue siendo morboso, ponerme mis calzoncillos blancos con cinturilla azul y ponerme frente al espejo hasta que descubrir que pantalones de deporte me hacen el culo más morboso hoy, levantar pesas, hacerme más flexible para aguantar más, tener los labios más sensuales y adquirir el movimiento de gogó para salir el sábado y hacer que lo flipen con mi cadera y mis movimientos de cabeza, que me pidan quitarme la camiseta y calentar a todos con el gesto de meterme la mano por la cinturilla del pantalón.
Muchos me haríais rezar mil ave marías y dos padres nuestros y sé que me expongo a ello cuando me confieso, pero como he dicho siento un gran placer al confesar mis verdades, y sé que alguno se atreverá a tirar la primera piedra, pero ahí estarán mis hermanos quasi-porn-stars para defenderme.



2 comentarios:

Kamuiu dijo...

Tampoco es para tanto, cariño. Sólo debes ser tú mismo y disfrutar de la vida tal y como te viene. Dentro de unos años, leeras tu blog y te reiras de lo inocente que eras....(en referencia a tu vida, claro XD )

Le Morbo dijo...

Si ya releo mis post antiguos y veo lo cándido que era hace tres años... Cuando pasen 20 lo fliparé!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...