martes, 8 de marzo de 2011

Mari-wrestling


¡Estamos locos! o ¿locas? 

Un amigo y yo fuimos ayer por la tarde a un gimnasio, pero no uno de esos en los que la gente lleva bolsas de deporte ideales y todos charlan sobre L-carnitina o qué ponerse para salir por la noche. Es un polideportivo dónde hay deportistas que tienen una meta diferente a la mayoría de los del Holiday Gym.

¿Por qué lo hicimos si está más lejos de nuestro barrio? Pues muy sencillo, por eso precisamente, por ir a un sitio nuevo y alejado, esperando encontrar otro ambiente. Ibamos también porque sabíamos que allí se practicaban deportes de contacto, lucha grecorromana, libre, grapling y cosas así. Y sí, a veces los chicos van como el de la foto, y sí, también tienen el cuerpo del chico de la foto.

Nos hemos apuntado...

No os voy a poder convencer de que en realidad me lo quiero tomar en serio hasta que lo demuestre, y que no voy sólo a ver pollas empujando la lycra de los singlets (se llaman así esas prendas), las miraré y admiraré, pero mi plan con esto es contagiarme un poco con la actitud real del deporte. Mi hermano siempre ha hecho deportes y se pasa el día colgado de barras, tirado por el suelo y levantando cosas, juega al fútbol, muchos de sus viajes están orientados al deporte y... yo que era el mariquita de casa, pues iba a step y a charlar al gimnasio con mi ensiliconada amiga para que la ropa nos sentara mejor.


Podíamos habernos apuntado a algo menos sexy... pues sí, pero es que a simple vista eran los chicos con mejores cuerpos y los que mejor se lo pasaban y no hay golpes como en el boxeo. Y tener una excusa para ponerse un singlet en público es un plus, lo admito. Quizás nos dejamos llevar por el morbo, pero espero sacar más provecho que el mero fetiche.

Es irónico que me meta en uno de los deportes más gays de mundo para intentar masculinizar mi actitud frente al deporte, jajaja, ¿me estaré engañando a mí mismo buscando excusas para en realidad entrar en contacto con jóvenes fuertes? Creo que la euforia de ver músculos sudados es innegable y es una tontería negarla porque es evidente. Pero sospecho también que cuando me meta en ello, a los pocos días, la competencia, el combate y las ganas de avanzar en un deporte acallaran mi libido, y espero que despierte el atleta que hay en mí.

Voy a morir en las duchas, es el momento que más miedo nos da a mi amigo y a mí. No queremos ir de babosos, pero todos post-adolescentes mojados... Dónde nos hemos ido a meter!!



4 comentarios:

Anónimo dijo...

yo que cuando encontré el blog me emocioné con tener un referente morboso y seguir tus pasos de morboso y de descarado, era genial... que te pasa últimamente? cada vez veo menos morbo y más rutina.... hacerse pajas es genial, pero no es muy morboso no??...

Kamuiu dijo...

Mola lo del deporte grecoromano....saca fotos!!!!!

Ruben dijo...

Bueno, ya nos irás contando...

Le Morbo dijo...

Ya he ido a 3 clases de lucha, hacemos más ejercicio que tecnicas de lucha en realidad, pero ver chicos haciendo flexiones es muy muy motivador, yo me lo estoy tomando mas en serio que mi amigo, mi amigo no deja de emitir gruñidos y comportarse como un salido, yo también miro mísculos esforzandose pero tambien esfuerzo los mios! que para eso me he apuntado.

Son durisimas las clases... acabo para el arrastre. Y tengo agujetas TODOS los putos días.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...