domingo, 29 de julio de 2012

Tradición anual


Hace tiempo que conocí a Oso paramédico por bakala.org cuando yo estaba a punto de cumplir 19 años. Un año después, una noche de verano aburrida y calurosa Oso paramédico me sugirió ir a su casa, y me pilló receptivo porque accedí. No hicimos gran cosa, de hecho... creo que todo se limitó a un juego tonto de meter mano, y no mucho. 

Ese día no percibí nada raro... Oso paramédico tenía unos 28 años y me pareció un gay soltero más de la ciudad. Al año siguiente volvimos a quedar en su casa, por las mismas fechas del verano, pero me fijé en más cosas, una de ellas fue una foto con una chica vestida de novia y Oso Paramédico con ella, entonces recordé una foto igual de otro chico, al que sí me atreví a preguntar y me contestó rápidamente que la novia era su hermana, así que no le di importancia en este caso. Aquel día sí que hicimos cosas... jeje, pero no nos besamos, nunca nos hemos besado.

Así lo hicimos durante 3 años, viéndonos uno o dos veces cada verano. En 2008, cuando ya tenía yo mi blog quedamos por última vez, y está relatado. Han pasado cuatro años desde entonces y he echado de menos seguir la tradición anual, porque Oso paramédico siempre fue uno de aquellos con los que me siento cómodo hablando de sexo o haciéndolo, sin temor al ridículo y tranquilo sin ningún complejo y con los que puedo poner todos mis sentidos en disfrutar.

La semana pasada me decidí a rebuscar por todas partes su teléfono, y gracias a que hace años aún usaba agenda física con los teléfonos de mis "conquistas", pude ponerme en contacto con él. No me imaginaba que le hiciera tantísima ilusión mi mensaje, y hemos vuelto a quedar el otro día, porque tras cuatro años quería saber cómo seguían las cosas por su parte y también si captaba alguna pista de cómo había cambiado yo en este tiempo. Quizás notara que estoy más fornido y que llevo barba y no me depilo? jaja. 

Oso paramédico tiene ahora un coche más grande, de siete plazas, su alopecia va viento en popa, está mucho más cachas pero sigue igual de cortado y vive donde antes. Cuando entré en su casa la decoración era idéntica, pero la novia era madre ya... Y Oso paramédico estaba junto a ella "otra vez"...

- ¿Y esto? - dije.
- Sí, tengo un hijo desde Abril y estoy casado desde hace 7 años.

No me resultó tan cómodo estar allí, en la casa familiar, aunque la madre y el bebé estuvieran en el pueblo, a muchos kilómetros de allí.

A pesar de la sensación rara, follamos en el salón. Necesitaba eso, hacía muchísimo que nadie me petaba, y como siempre Oso Casado lo hizo bien. Fijaos si hacía tiempo que no follaba que al día siguiente tenía unas agujetas que no me podía mover!

Me gustó tantísimo el polvo, y a la vez... es padre... así que el buen polvo, y precisamente por ser tan bueno me ha dejado un sabor amargo al ser tan anti-familiar. 

Con esa carga familiar le creo cuando me dice que no había follado con un chico desde 2008, cuando lo hizo conmigo. 

Me preguntó si seguiremos la tradición en 2013.

PD: Sí, la mujer llamó a las 11 para preguntar qué tal estaba y si había cenado. Y sí... interrumpió el polvo. Y no, no me hace ni pizca de gracia!!





4 comentarios:

Anónimo dijo...

estoy casado y tengo hijo, y me lio de vez en cuando con tios, y me identifico con tu osito pero tambien entiendo tu punto de vista.

Me gusta mucho leer tu blog, gracias por seguir escribiendo!

Anónimo dijo...

Joee, no esta bien meterse con casados y mucho menos si tienen hijos.:(

Leonardo Mur dijo...

Anónimo 2, lo que no está bien es meterse con chicos cuando se está casado y con hijos, eso en todo caso. Pero a pesar de sentirme libre de culpa... es una sensación extraña.

Anónimo 1 a lo mejor nos puede contar su sensación :)

Aprendersexogay dijo...

Me encanta seguir tu blog! Sin duda que tendrás suerte en el 2013... pero te entiendo que genera una doble sensación!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...