jueves, 5 de diciembre de 2013

Odio mi trabajo

Estábamos felizmente mi compañero de despacho y yo hablando de nuestras cosas con todo el trabajo terminado pero con las manecillas del reloj en una posición poco apropiada para escapar de la oficina, cuando apareció la señora más desagradable del lugar.

- Chicos, ya sabéis que se rumorea que van a despedir a gente - dijo sonriendo de forma incomprensible.
- Sí, lo sabemos desde octubre - dijo mi compi.
- ¿Habéis oído algo más? - preguntó la mujer como si lo hiciera de broma.
- Somos beacarios, estamos aquí encerrados y nunca nos habláis...  - dije muy sinceramente.
- Pero yo creo que sabes que nos van a echar a nosotros dos - le dijo mi compi -, nuestro puesto sobra, cada vez tenemos menos trabajo.
- Sí, pero tenéis despacho para los dos, los otros estamos en el pasillo todos juntos sin privacidad, JAJAJA - dijo creo que poniéndose verde -. Ya está alguna pensando en chuparle algo al jefe para asegurarse el puesto - dijo poniéndose más verde y sacándome de quicio.
- Yo se la quiero chupar al jefe - dije de repente -, y no por el trabajo sólo, se la chuparía con todo el gusto del mundo y todos los días.
- Si tiene 50 años... - dijo toda loca la señora pesada.
- Me gustan los maduros con barba.
- Qué bromista, cómo eres! JAJAJA - río sin parar.
- Pues lo haría de verdad, es más, me apetece mogollón hacerlo.

Se fue de allí fingiendo que me tomaba en broma, pero creo que en el fondo creyó que todo era posible, y me hizo gracia ver como se alejaba con la imagen del pollón del jefe en mi boca.

No era verdad que tuviera planeado chupársela, ni se me había ocurrido, ni siquiera me gustaba.

- Los dos sabemos hace tiempo que nos van a despedir a nosotros - le dije a mi compi que asintió.
- Igual si corre la voz de lo que has dicho te mantienen a ti - dijo simpático.
- No lo decía en serio, es que odio a esa mujer y sus bromitas sobre que si alguien está pensando en chupársela, que si alguien está hablando mal de nosotros, que si alguien no ve bien que estemos en un despacho en vez de en el pasillo... es una metemierda.
- No quiero pillarte un día en nuestro despacho chupándosela al jefe, sería muy fuerte ver a ese señor corriéndose en tu cara - dijo.
- Tranquilo... eso no va a pasar.

Pero ahora... después de tanto verbalizar... veo a mi jefe de un modo muy diferente, ¿usará slips o bóxers? ¿además de las mamadas le molaría petarme el culo o qué se lo petara yo? Ahora me arde el cuerpo y la cabeza cuando le veo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y el compi está bueno o qué?

perro dijo...

Jajaja... ya te vale !!!
Aunque de perdidos, al río... o sea, que ;-)

Mark27 dijo...

Jajaja vaya tela, al final por imaginarte al jefe te acaba dando morbo. Ya nos contarás si algo pasa!

Destos dijo...

Agh, odio a las metemierdas

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...