sábado, 26 de febrero de 2011

Mi culo es delicado como una flor (1)


Sonará bonito y hasta romántico, pero para mí que tengo que sufrir uno en mis carnes no me hace ninguna gracia.

Mi mejor amigo de la adolescencia, gay también, se metía de todo por el culo desde que tenía trece años, no tuve ninguna prisa en ponerme a su altura cuando descubrí que mi culo no tenía mucho que ver con lo que se espera de un pasivo. Después de varios intentos decidí que hasta que no conociera un hombre experimentado que fuera capaz de abrirme no intentaría meterme nada. 

Mi amigo se metía todo lo que quisiera, su consolador preferido eran las salchichas calentadas ligeramente en el microondas, se metía cualquier bote que había en su baño y a los dieciséis o diecisiete le "violé" con una vela supergorda (qué historia tan buena, algún día la cuento). Vamos que le cabía todo con una fluidez pasmosa.

Él decía que lo mío era psicológico, que él no tenía la presión a la que yo me sometía. Tenía parte de razón, aún hoy llevo la carga superficial y una educación estricta en la decencia y la limpieza. Y ya que sale el tema diré que siempre que me han hecho un beso negro yo tenía la seguridad de que la persona disfrutaba de un culo inmaculado. Esa pequeña obsesión por la claridad interior y el deseo de alejarme de los rasgos humanos analmente hablando influyen en mi mente, con lo que puede que sea psicológico, pero es que duele físicamente.



Yo me preguntaba cómo mi amigo podía soportar aquél trajín al que sometía a su culo, sin lavativas ni lubricante. Él era capaz de follar en los baños de un McDonalds con un niñato y yo necesitaba recordar cuántas horas hacía que había comido, mucha agua con jabón, lubricante, una cita perfecta, un ambiente privado y un beso negro profundo de hombre experto para poder atreverme a intentar una inmersión al interior de mi cuerpo.

Cuando voy al Strong y me empiezan a tocar el culo, lo cual me encanta, ya sé que me va a doler durante días. Y eso es una mierda :(  Porque yo como morboso quiero disfrutar de que todo fluya hacía mi interior con suavidad, un roce morboso e intenso, pero nunca sensación de desgarro, arañazos y sentir que me meten la rama de un árbol por el culo.

Disfruto de mi pasividad, pero sólo con gente que por alguna razón lo sabe hacer genial, y por supuesto esa gente se centra en el beso negro y me peta con suavidad después, los dedos... me destruyen, con lo que me gusta... pero me dejan para el arrastre.

Hoy estoy herido. Lobezno me ha cascado una paja y me ha hecho un buen dedo... pero en menos de un minuto el dedo empezó a doler, a raspar. Pero me gustaba que me lo hiciera, me excitaba y justo al correrme... AAAAAAAHHHHHHH, un dolor horrible.

- SÁCAME EL DEDO DEL CULO!!!

5 comentarios:

Sufur dijo...

¡Cómo te entiendo! Yo me pasé años esforzándome en entrenar mi culo... hasta que al final tuve que admitir que soy y siempre seré culiestrecho. Sigh...

Observatorio Gay Granatense dijo...

Llamativo.... aunque como florero queda un poco escandaloso, además.... ¿Las flores no deben quedar mirando al techo?

Ruben dijo...

En esas andamos y es lo que más me atrae y lo que más rechazo por miedo

charming man dijo...

Hi friend, I love your site, and I have linked in my blog list.
I do hope you do not mind to link me back,,
My site is
http://updategay.blogspot.com/
http://thaifutboll.blogspot.com/

http://worldamazinggay.blogspot.com/

http://handsomegays.blogspot.com/

http://worthentertainment.blogspot.com/

thank you :

Kamuiu dijo...

Animo, Leo!!!! A veces pasa, pero es mejor así porque tu amigo acabara con el culo....demasiado dilatado...y eso no lleva más q a problemas de salud esfinteriana... T__T

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...