jueves, 3 de octubre de 2013

Una secta de esclavos - parte 2



Quizás fueran las prisas porque se acababa el verano, el plantón del esclavo con el que chateo en Skype, o mi gusto por Cuarto Milenio lo que me hizo salir de casa para conocer a esa secta secreta de esclavos en Madrid. Y sabía que era entonces o nunca, porque si me ponía a pensármelo, jamás lo haría, tenía que ser decidido y valiente, así que le dije a mi cyberamigo que me pusiera en contacto con ellos. 

Me dio un número de teléfono para mandar un whatsapp a uno de sus miembros, que era ciberamigo suyo. Y me enlazó un perfil para ver al esclavo que iba a contactar, claro. Uno de 25, parecía simpático al menos, y si nos pillaban en mi casa podría ser un amigo, era guay.
- ¿Quieres ganarte unos puntos para subir en la jerarquía de tu secta? Pues vente a mi casa a recoger mi hábitat y servirme mientras juego a la PlayStation - whatsappeé.
- Amo, cómo sabe eso?
- Lo sé y creo que con eso basta, no?
- El líder nos pide demostrar que hemos servido a un amo y cómo lo hemos hecho - dijo el perro.
- ¿Cómo lo podemos demostrar?
- Normalmente hago fotos, no hace falta que salga su cara Amo.
- Ok, yo te las haré lo más humillado posible para que te den muchos puntos - le dije.
- Si no no pasa nada, lo haré encantado, no por los puntos, si no por servir a un Amo, con eso me basta y me sobra.
Un desconocido en mi casa... buerno, creo que lo tengo todo controlado y portero 24 horas, nada que temer. El esclavo llegó, me puse el maillot de luchador de cuero. Abrí la puerta.

- No te he dicho cómo era yo, ni mi edad, ni mi peso, ni mi raza... ni mi nombre...
- Venía preparado para lo peor.
- ¿Y si hubiera sido lo peor?
- Usted no notaría ninguna diferencia, le adoraría igual.
- Aunque no lo ves, ahí debajo de la ropa hay un sillón, y ahí está el armario. Ya puedes empezar.
- ¿Debo desnudarme?

Ya que iba disfrazado de luchador sado... lo mejor sería que el esclavo estuviera en una posición más humillante, así que le dije que sí, que se desnudara.

Mientras, el esclavo recogía yo jugaba al Red Dead Redemption, en busca de 5 castores que cazar para superar una misión, pero cómo no aparecían... interrogué al esclavo sobre la secta. Lo de recoger la habitación le iba a dar muy pocos puntos según él, porque la secta es bastante más guarra, y además yo era blanco. Los negros dan más puntos. 
- Supongo que chuparme el ojete ayudará a que subas de nivel - sugerí.
- Depende... ¿está sucio?
- No..., sólo peludo - dije sintiéndome muy novato y algo anticuado.
- Se lo chupo igual señor, su ojete y sus deseos son más importantes que los puntos - dijo colgando ropa y separando la sucia de la limpia.
- ¿Por qué te has metido en esa secta? - pregunté.
- Porque es mucho más fácil quedar con amos, los chats no me han dado ningún resultado, la secta sólo me interesa por eso, porque es todo más rápido y más sencillo.
- ¿Te llaman muchos amos? - quise saber.
- Bastantes más que cuando iba por libre.
- Seguro que se aprovechan de ti mucho más que yo.
- Bueno, cada uno tiene su estilo, el suyo está muy bien, es básico para un esclavo, es sencillo pero no tengo dudas de que usted es el amo y yo el esclavo.
- Se te puede usar como dildo - solté de repente para contrariar aquella falta de dudas de la que hablaba.
- Puede usarme para lo que quiera, como dildo, como urinario, como silla, reposapies...
- ¿Qué es lo que da más puntos en tu secta? - pregunté.
- Parece usted Adela Úcar en 21 días dominando.
Cómo ya había acabado de recoger la ropa, le mandé a comprar Donuts Foundant, mis preferidos, para merendar. Necesitaba pensar un momento a solas sobre hasta dónde quería saber de esa secta... Me temía que lo que se podía descubrir no era agradable. Cuando volvió le volví a hacer la pregunta. 
- ¿Qué es lo que más puntos da en tu secta?
- Comulgar - dijo con un tono esquivo.
- What!? Comulgar, como en misa?
- Algo así, pero misa negra.
- En qué se diferencia?
- Se comulga con mierda.
Oh Dios!
- Tu cuántos puntos tienes?! - dije asustado.
- No he comulgado, no tengo tantos, pero he cagado en la calle, es una de nuestras pruebas que podemos superar individualmente.
- Bueno... tú cómeme el ojete, no quiero que me cuentes más...
Abrí la cremallera de mi singlet de luchador y se puso a chupetear mi limpio ojete. Estaba bastante horrorizado, la verdad es que no quería saber tantas guarradas, el ambiente se me hizo extraño, exagerado y satánico, no muy guay.
- Amo, de su culo comulgaría todos los días - dijo entre mis glúteos.
- Callatéeeeeee, ¿por qué hablas? - le dije cogiéndole del pelo para que no siguiera perturbando mi mente... 
Me empezaba a arder la cabeza con esa información. Y lo peor no era lo del scat, era la mezcla de eso con las misas negras y ese rollo de secta lo que empezó a sobrepasarme. Pero necesitaba confirmar una cosa...
- Has dicho que nunca has comulgado... - le dije.
- Todavía no.
No era una buena conversación para tener con una lengua buscando hueco en mi culo. Pero quizás poseído por el espíritu de Adela Úcar, necesitaba seguir preguntando.
- ¿Os reunís mucho para hacer misas negras?
- No hemos hecho ninguna aún, pero siempre estamos en busca de negros para ofrecernos como sacrificio.
- Ok... esto ya es oficialmente raro, incluso más que lo de las cacas consagradas. ¿Negros? - aluciné.
- Es la raza a la que adoramos en la secta, los negros son nuestro verdadero objetivo, con ellos sí que no tenemos ningún límite.
- No te ofendas... pero... sois una panda de locos... - dije con tono informativo.
- Tú relaja el culo... suéltate - dijo cambiando el respetuoso "usted" por un "tú" que me sonó casi grosero en aquel momento.
- Mira... mejor sácame la lengua del culo y chúpame la polla, es menos polémico y tendrás la boca tapada un rato.
Me siento como si hubiera traído el mal a mi habitación, pero al menos durante unos días estuvo recogida.

2 comentarios:

perro dijo...

Haces algún esfuerzo u ocurre espontáneamente esto de atraer hacia tí gente extraña? Jejeje...
Porque entre los furrys (que me parecen extraños pero tiernos)y los de esta secta de esclavos (Mi mayor y más absoluto respeto y admiración por los esclavos y aspirantes, pero esto parecen una burda parodia de adolescentes, por lo que tienen montado, no por los "esclavos" individualemente), tela.

Leonardo Mur dijo...

Qué va, no hago esfuerzos, las sugerencias vienen solas. Aunque quizás, sin esfuerzo, me dejo llevar en las conversaciones hasta que encuentro un punto raro en el que pongo mi atención, y de vez en cuando encuentro "morboculturas desconocidas" jajaja. Soy un aventurero!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...