martes, 17 de enero de 2012

Morbos y fetiches


Desde que era niño he tenido el sexo rozándome en la televisión, los carteles de anuncios de perfume... Todo rezuma sexualidad cuando creces con la punta de los dedos en esa frontera transparente que existe cuando se es menor y aún el sexo no adquiere la cualidad de explícito pero puedes ver sin tocar.

Durante ese tiempo desarrollamos fetiches que nos van a durar para siempre, imaginarse vivir en el imperio romano y compartir las termas con soldados, ser un discípulo adolescente griego vestido con un un simple quitón rodeado de filósofos maduros, ser un príncipe persa y que te adoren o servir de modelo a artistas en el Renacimiento.

Cuando crecemos entre todas las fantasías románticas siguen evolucionando los morbos, las termas se convierten en saunas, los discípulos quizás en chaperos, los príncipes en amos y los modelos de artistas en exhibicionistas, no lo toméis como literal, es una reflexión a grosso modo

También es muy común tener escenarios que te ponen cachondo, muchas veces ligados a cierta situación, como estar en la cárcel y que abusen de ti los guardias, o al revés... el vestuario del gimnasio, un descanso después de sudar en el cuartel militar, un despacho cuando todos se han ido, la sala de castigos del colegio, un bosque...

Y como todo es una obra de teatro, nos ponemos máscaras, que son las zapatillas curradas, los arneses, las botas militares, una gorra de policía, un collar de perro, un suspensorio quizás por deportista quizás por entrega... hay millones de fetiches, calzoncillos de todo tipo, calzado de todo tipo con su propia personalidad, cuero, algodón, goma... hay quien se conforma con una muñequera de cuero y quien tiene el total look, desde la gorra, la camisa y los chaps a las botas.

Todo ello evoluciona y el sexo que no llega al cerebro se queda muy atrás, en los primeros toques de la adolescencia, pero todos acabamos necesitando complementos como el glamour, el macarrismo, la dureza, el riesgo de ser pillado, hacerlo con espectadores, el sabor del sudor, el tacto de una cabeza rapada, los entornos llenos de hombres cachondos, tomarse una copa en calzoncillos y podrías rizar el rizo con fantasías mucho más complejas, desde que te meen, insultar, los hombres travestidos, lamer suelas, hasta azotes incestuosos. Hay para dar y tomar.

Yo tengo internet desde los 12 años, además de estudiar y evitarme paseos a la biblioteca, con los años también gracias a la red me apretaba contra esa frontera transparente de la que hablaba al principio. Cuándo has visto de todo, fantaseado con todo, valorado todo... ¿cómo amoldas tu imaginación morbosa a la cruda realidad? ¿Dónde está el estímulo en locales donde nadie se conoce si las pollas son todas tan parecidas en el fondo y lo que quieres es la polla de un leñador osuno en mitad de un bosque, o la de un surfero en Santa Mónica al atardecer en la playa, o la de un ejecutivo extranjero en un hotel de lujo? Una polla con fetiche, con adorno, que esté pegada a algo morboso que la complete y no sea un simple trozo de carne.

¿A dónde vas entonces? ¿A quién te quejas si las termas romanas ya no existen y nunca te vas a ver en el vestuario de un equipo de fútbol como el del vídeo que viste ayer cuando te pajeabas? 

El morbo es muy psicológico y se le puede engañar ¿pero os es fácil encontrar un sitio y gente  con quien poder teatralizar vuestros fetiches? ¿Cuántos de vosotros tenéis fantasías simples o complejas alejadas de vuestra vida cotidiana o que sólo funcionan cuando las pensáis? ¿Echáis de menos más compromiso por parte de los morbosos para realizar fantasías?

Es algo que he hablado a fondo con Capuccino, el chico que vino conmigo a la IntoTheTank. Y el fin de semana pasado vino a Madrid, pero yo no pude salir con él a morbosear porque estaba griposo y le pedí un relato pormenorizado. Podéis leer su relato haciendo clic en la imagen de abajo.

Una noche sin LeMorbo

11 comentarios:

Anónimo dijo...

haces que desear beber orina tenga un origen elegante. me gusta tu forma de ver el mundo, aunque todo es mas guarro y podrido de lo que tu crees, algun dia te estayara esa mampara transparente que te protge

Observatorio Gay Granatense dijo...

Cuando las termas romanas ya no existen....¡Vamos a la sauna! Fuera de bromas, como lo del morbo es puramente piscológico, depende absolutamente de cada cual, a m-i me da más morbo, por ejemplo, que un completo desconocido se desnude muy lentamente ante mí, como si fuera la primera vez que voy a ver un cuerpo masculino desnudo, que el hecho en sí de lo que suceda después...

Anónimo dijo...

hay que reconocer que tienes gracia contando las cosas, me has hecho pensar en esas fantasias grecorromanas y la evolución que han tenido despues.

¿ser chapero puede ser un morbo mas que una penosa necesidad?

Chuqueder dijo...

Jajaja yo no llegué al Renacimiento, me quedaba con los clásicos.... ayyy que ratos de imaginación.

10 por esta entrada. De vez en cuando filosofear y hacernos pensar está muy bien Leo. Gracias!

salu2

Anónimo dijo...

No creo que necesariamente se deba romper esa mampara transparente que te protege, me parece algo injusto hacer ese comentario. Estoy con Chuqueder: post de 10 :)

Con respecto a las fantasías, todo es un tema mental y evolucionan al igual que evolucionas tú. Aún recuerdo una muy recurrente que me rondaba y a veces me vuelve que versaba a cerca de unos monjes franciscanos de la baja Edad Media, con hábitos de saco marrón y manos rúbidas y masculinas curtidas gracias a la devoción que tienen al trabajo manual y el aceite de oliva virgen como lubricante...

En lo terrenal, me va el morbillo de ciertas situaciones, pero no me van los "dress code", por ejemplo ya que detesto lo obvio. Prefiero la insinuación, el jugueteo, la oscuridad, la incertidumbre, la "semintimidad"... Sólo una pequeña debilidad: que se paseen en slip o en pantalón sin camiseta y descalzos... Y una vez en el ajo y despojados de cualquier yugo social o vestimenta, encontrarme con un buen "active bottom" de pecho peludo (sin pasarse) y piernas robustas con el que pasar horas de largas sesiones de sexo, alternando desde lo más mundano, bajo y animal a lo divino... :P

Anónimo dijo...

Ya me gustaria a mi escribir así de bien, claro y morboso......para cuando un relato o novela

Gay Catolico dijo...

solo tu eres capaz de hacer que el arte se convierta en algo pervertido y de origen a al sexo mas sucio.
gracias por demostrarme una vez mas que eres una mala influencia, me da miedo pensar que todos estos que te leen te den la razon.
a otros les confundiras con tus palabras pero a mi no. no todos vemos sexo en las obras de arte, algunos podemos diferencias.

Le Morbo dijo...

Ay! Gay catolico, de verdad... qué en el arte no hay morbo?? Creo que nadie, ni el Papa estaría de acuerdo contigo, en el arte fetiches y morbos, porque eso forma parte de los humanos. ¿Y qué mejor forma de expresar un morbo que a través del arte?

De todos modos yo no he hablado de arte, sino de la visión que incluso los católicos se preocupan de resaltar de la historia clásica, las orgías romanas o las olimpiadas griegas en las que iban desnudos, y la libertad sexual que compartían los dos, es morboso hoy día, más por la represión que vivimos con los principios católicos, es así...

Y quién no vea erotismo en gran parte del arte, jamás sabrá entender el arte, porque está hecho a posta así, con morbo y una visión sexy.

JTô dijo...

El arte es un mensaje al subconsciente, desde el subconsciente. El artista solo intuye a medias su intención real. Solo sabe que necesita generar una impresión visceral, real, irracional y sincera, y eso es lo que hace que el arte sea arte. Por eso estoy contigo, Le Morbo, el arte está cargado de todo aquello que nos acompaña desde antes de moldear nuestra personalidad, todo aquello que nos bombardea y nos forma, todas las represiones, todas las fantasías y, por tanto, todos los fetiches.

Apúntate ese 10 por este artículo. Quien afirme que nunca ha tenido una fantasía o un fetiche, miente. Pero no es necesario llevarlo al mundo real. La realidad no es menos deseable que nuestras fantasías ;o)

Le Morbo dijo...

JTô, qué alegría ver que te has metido en mi blog, mándame enseguida la foto que has hecho! :)

Marlène dijo...

Hola Leo,
En gran parte debido, o para ser más justo, gracias a ti, he explorado y hasta me he visto envuelto desde hace unos meses en un mundo morboso del que sólo sospechaba la existencia y te aseguro que vivo doblemente desde entonces... (en parte es por esto que he tardado en dejar mi impronta en tu apreciado blog, jejeje...)

No sé si será bueno o malo pero para contestar a tu pregunta, te diré que es relativamente fácil encontrar gente (más que sitios) con quien conectar morbosamente (p.ej. TA y lo sabes)... y sí, echo en falta más compromiso y apertura por parte de ellos...

Desde entonces, soy un@ de l@s que tenemos fantasías simples Y complejas muy alejadas de nuestra vida cotidiana y absolutamente incompatibles con ella ... y de momento lo llevo como puedo...pero sobre todo, no me arrepiento...

Kiss...

Marlène

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...