viernes, 17 de diciembre de 2010

El fotógrafo de chulazos



Son sólo las 5 de la tarde, pero ya estoy con el alma en vilo esperando que suene mi teléfono y ver que es Lobezno, descolgar y oír algo que haga que me cambie el humor. Pero quiero contar la historia del chico de París y este es un buen momento, para distraerme sobretodo.

Pues hace un par de meses estaba yo en una fiesta privada, una de esas que se hacen para hacer contactos sobretodo, concretamente era un desfile. Un amigo mío y yo estábamos disfrutando de lo lindo y por fin conseguimos meternos en una conversación con un grupo, en ese grupo estaba mi ligue, pero aún no le conocía. Después se presentó con un grupo más pequeño y por fin conocí su nombre, pero yo estaba pendiente de los modelos, estaba estudiando qué les hace tan especiales y en qué somos ellos y yo diferentes. Adopté su postura, imitaba sus movimientos y así me pasé la fiesta, no es que fingiera algo que no soy, vestido hasta puedo dar el pego, lo considero más bien como un refinamiento típico de "dónde fueres haz lo que vieres" sin más pretensión.


Jean-Paul se fijó en mí y en mi juego privado (le pongo ese nombre porque llevaba una camiseta de Jean-Paul Gaultier, porque es francés y porque lleva además un tattoo marinero).  Me preguntó qué edad tenía y le dije que veinticuatro, y me preguntó si me gustaban los modelos o ser como ellos, que los miraba mucho y nada podía despistarme en mi hipnosis.

Fui sincero, lo que más me gusta es envidiarles, desear tener sus músculos y fantasear con levantarme una mañana y tener unos pectorales prominentes y una cintura estrechísima. Se río. Y se fue a charlar con el grupo mientras yo saludaba a mis amigos que llegaban en ese momento. Yo metía tripa y me escurría lo más cerca de los modelos posible, fui hablando con algunas personas por allí, casi todos iniciaron la conversación por unas botas que llevaba yo muy chulas, y empezamos a hablar, tú a que te dedicas, tal y cual bla bla.

Me volví a encontrar con Jean-Paul, que tiene un cuerpo que alucináis. Venía a invitarme con él y mis propios amigos a un sitio a seguir la fiesta, nos fuimos a Chueca todos y allí le conocí mejor. Me incliné con mi mano en su brazo y le di pie a que me besara si quería, pero no llegué al punto de poder sentirme incómodo si no me besaba, fui sutil y después de diez interminables segundos él puso de su parte, se acercó más y me dio un pico. 


- Vente conmigo a París esta semana - me dijo.
- ¿Así de repente? No.
- Quiero presentarte mi ciudad. 

Él no vive allí actualmente, vive en Londres, pero el trabajo le llevó allí aquella vez, y una vez más dentro de una semana, a esa sí que acepté ir con él. 

Yo estaba muy feliz, pero el problema vino cuando entré en su web de fotógrafo, UNOS CUERPOS!!! UNOS CHICOS!! AYYYY!! y yo me miraba en el espejo con mi flexo y no había forma de hacer esas sombras tan favorecedoras, un hombre acostumbrado a ver esos cuerpo y seguro que tocarlos me verá como una mierda! Y de ahí vino mi obsesión por los músculos, el porno y mi preocupación de los últimos meses. Estoy asustado!! ¿¿Cómo ponerme como el de las fotos antes del domingo 26?? Conocer a Jean-Paul me ha perturbado mucho. De todos modos iré, mis amigos dicen que vaya y viva la experiencia, pero... sin abdominales me siento como en supervivencia extrema frente a Jean-Paul y su cámara de fotos.

En facebook sí que lo conté entonces, pero a mis queridos lectores del blog no os lo había contado aún porque la verdad no quería gafarlo y como no hemos follado aún... pues me esperé a que todo se concretara. Me voy a París a reunirme con Jean-Paul el domingo de la semana que viene :) 

(A Lobezno no se lo voy a decir, y es más, ni se va a dar cuenta porque si quedamos el sábado y vuelvo el jueves que es cuando quedamos siempre ni se entera, así es como uno es infiel, con elegancia y sin que el otro tenga que ver pistas ni putos chupetones).




4 comentarios:

Thiago dijo...

jajcari, si por un pico ya te invitan a Paris, yo no me preocuparía por nada más, eh.... que te ofrecerá cuando echeis un polvo, la luna? jajaja


Cari, una cosa es ser fotografo de modelos y otra muy distinta es tirarselos, jaaja


bezos.

Le Morbo dijo...

Es cierto que me preocupo demasiado en agradarle, teniendo en cuenta que ha sido él el que libremente me ha invitado sólo dándome un pico y seguro que le dejaré de gustar si me ve obsesionado e intimidado.

Pero Thiago, aunque es cierto que una cosa es hacer fotos y otra follar... me parece a mí que si no se folla a sus modelos se folla a chicos muy parecidos. :s
Y eso me tiene algo acomplejado. Aunque no me consta que chicos le gustan, por ahora... sé que yo le gusto (con eso debería bastarme..)

Pio pio dijo...

Si todos los que no parecemos modelos nos tuviéramos que preocupar de eso, no habría más que 3 personas por la calle, los demás estaríamos en debajo de las sábanas llorando.

Relaja la tripa y vete a París a disfrutar como un modelo!

fer dijo...

Me gusta la canción que has puesto, pega mucho con lo que sientes tú. :)

Una buena idea poner banda sonora a tu blog.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...