domingo, 26 de diciembre de 2010

Jóvenes ingratos


Hoy he quedado con Jorge, el que me llevó a El Pardo para que nos las chupáramos en su coche.

Hemos hablado y yo me quejaba de lo aburrido que es el sexo a veces y de que odio ir a clase porque hace mucho frío por las mañanas. Ha saltado y me ha dicho muy serio:

- No valoráis nada los jóvenes.

Él está armariado (ni sale por el ambiente y casi ni se atreve a quedar conmigo ni otros chicos), así que no entiende que el sexo que yo tengo con muchísima más libertad que él pueda resultarme aburrido. Y me ha dicho que lo realmente odioso es ir a trabajar sin poder hacer pellas porque tu supervivencia depende de ello.

Me ha quedado muy clarito, soy un ingrato, y no hay nada peor que no valorar lo que se tiene, es uno de los defectos de los que uno siempre se arrepiente.

Dentro de la definición de juventud, que si no es así debería serlo, está el inconformismo, el desear más y mejor y fantasear con lo perfecto, rechazar la mediocridad y andar despistado en casi todas las cuestiones, y por supuesto otra cosa que caracteriza a la juventud es el no valorar ese bien tan preciado y que sí o sí es efímero, porque ni con botox.

Hoy me voy a París con un hombre que cumple muchas de las cosas que yo espero de un ligue, y hasta de un novio, sin embargo en vez de disfrutar de ello, durante estos meses he decidido andar acomplejado por toda la ciudad y toda la world wide web comparándome, rabiando y despellejándome vivo sin necesidad. 

Me presentaré a Jean-Paul tal cual soy, no me he tocado ni un pelo, vamos que no me he depilado. Os confieso que estoy muy nervioso por el viaje y todo el asunto, porque soy tonto y no he llevado bien la competencia con los modelos de sus fotos. 

Después de la charla con Jorge me siento un gilipollas de tres pares de narices, quejándome de vicio y perdiendo un tiempo precioso. Hace días dije que quería que este viaje fuera relevante en mi vida, y ahora tengo más ganas que nunca de que suponga un cambio, volver a Madrid y empezar el 2011 en otro rollo. Año nuevo, Leo nuevo.


4 comentarios:

Sufur dijo...

Quejarse es un vicio sanísimo y españolísimo, casi tanto como tirar cabras desde campanarios. Yo lo practico muchísimo (lo de quejarme, no lo de las cabras). Eso sí, hay que tener cuidado porque se hieren sentimientos con una facilidad pasmosa.

Diviertete en París, y que sepas que estoy superafavor de la no-depilación :-P

Dulce tormento dijo...

Creo q Jorge tiene razon, y a veces nos quejamos de llenos no mas. De tu cuerpo, no crees q Jean Paul cuando te miro, si no le hubieses gustado te hubiera invitado??? ademas porq tienes tantos hombres detras si tu cuerpo no atrae???... vamosssssssss no te tires abajo q seguro q estas bien bueno.
Disfruta el viaje y deja las nimiedades de lado! besossssssssss

Le Morbo dijo...

Jean Paul está dormido, acabamos de tener nuestro primer contacto sexual, un poco de mamadas, un poco de pajas y tal.

Le encanta mi cuerpo, al menos con mis piernas lo flipa :)
Ya estoy más tranquilo. Además lo hemos pasado bien esta primera noche, aunque él ya está dormido y yo parezco un búho!
Mañana es mi cumple como LeMorbo, el blog cumple 3 años. Ya escribiré el post como Dios manda.

Gracias chicos por los comentarios, sobretodo el de Dulce Tormento por ser tan racional, es cierto que si no le gustara no me habría invitado y no tendría pretendientes... jaja.

franxo dijo...

no sabes como te entiendo maño. otro leo qe decide cambiar eh?? total mente con dulce tormento. xcierto, es mi primer comentario en tu blog, espero qe no se el ultimo,porque me tienes enganxao XD me parece qe esta noxe sera larga leyendo entradas jajaja

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...