martes, 13 de diciembre de 2011

Juegos de adolescentes


El otro día os hablé del pudor y la desnudez y de mis "métodos" para enfrentarme a ella y mis juegos con Julito. A los 16 años casi todos los sábados después de salir de la disco de menores nos íbamos a su casa a cenar un Burguer King para llevar o pedíamos una pizza, porque nosotros no éramos de esos que hacían botellón, sus padres siempre se iban al pantano todo el fin de semana y sus hermanos que eran mayores no aparecían nunca antes de las dos de la madrugada. Así que veíamos DVD's, cuando todavía había que ir al videoclub... jugamos a la PS2 o chateábamos en Chueca.com. Los viernes hacíamos eso en mi casa, y lo bueno es que cenábamos comida casera, pero lo malo es que no teníamos tanta libertad para jugar a andar desnudos por la casa, ni violarnos con velas, ni gastar bromas por teléfono, eso era vida! Jo, hay tantísimas historias que el post sería interminable.

Una de las más significativas fue cuando nos desnudamos por completo y anduvimos por su casa para superar nuestro temor al vestuario del colegio. Debo decir que ambos nos empalmamos, pero también tengo que aclarar, y muchos os acordaréis, de que a esa edad uno se empalma sólo por quitarse los calzoncillos incluso a solas... Si añades el erotismo de que te vea un conocido y la novedad de estar desnudo entre los muebles del salón ni te cuento. Y además, quiero que os hagáis una idea completa de cómo era el entorno, dos adolescentes desnudos, un cuadro de Franco en la pared y una banderita antigua en un aparador, los padres de Julito son así... ay... 

Hablábamos de otras cosas pero todos los días el sexo nos llenaba la boca en algún momento (en sentido metafórico), qué si pajas, que si medidas de polla, que si me meto el frasco de la loción anti-acné por el culo, que si ya me ha llegado el vello del pubis al ombligo... los típicos temas de dos gays a esa edad supongo.

Julito es muy cortado y muy pudoroso, aún hoy, pero en aquellas veladas le daban unos prontos increíbles de desvergüenza. Su culo es mega-elástico, se podía meter casi cualquier cosa con más o menos esfuerzo pero nunca le dolía. Y presumía mucho de su capacidad, una vez se metió seis salchicas frankfurt de una en una para demostrármelo, y yo estaba presente y expectante viendo como entraban las salchichas, cómo salieron lo resolvió Julito a solas... mejor!

Durante una época a los 18 o así ya le habíamos cogido el gusto a lo de jugar a la PS2 desnudos, y él acababa sobándosela toda dura con toda naturalidad, pero nunca me dejó ver cómo se corría porque le daba corte, sí a veces la mente humana es así, le da vergüenza correrse y no arrodillarse en su habitación para meterse con el culo bien alto seis salchichas... jaja.

Un día Julito, hablando de mi estrechez anal, me "obligó" a intentar meterme una de sus famosas salchichas, recordándome que él me enseñó como se metía seis y para que hubiera equilibrio tenía que ponerme en la misma situación humillante... pero me negué! y entre risas y tal... acabó violándome y metiéndome una salchicha, la verdad es que verme forzado a enseñar el ano así derepente y siendo penetrado me puso muy muy colorado de humillación pero lo recuerdo con mucho morbo a la vez. Eh! esto me da mogollón de corte contarlo, jiji. Ese mismo día cogí el spray antivioladores que tenían sus padres en un cajón del recibidor y se lo eché a lo lejos, seguíamos de risas... cogió el el spray y me lo echó en los ojos, HIJO DE PUTA!! casi muero, forcejeé con él y le eché mogollón de spray, estuvimos media hora retorciéndonos de dolor por el suelo semidesnudos, dantesco.

A la semana siguiente cogí un cirio que tenía el tamaño de un pollón enorme de la habitación Julito y le "violé" como venganza, aunque la verdad es que se dejó violar de principio a fin e incluso colaboró... 

A los 17 me la chupó con un condón puesto, y no por el sida ni nada de eso, si no para no entrar en contacto con mi piel, porque él era virgen aún, y no quería ese contacto tan directo, pero no se podía aguantar más la curiosidad de ver hasta donde le cabía, si podía soportarlo, la temperatura de una polla en su boca, etc, etc...  Le costó convencerme mucho porque me daba corte empalmarme tan cerca de su cara la verdad. Cómo era de suponer con un culo tan tragón como el suyo la boca no se quedaba corta y se la podía meter hasta la garganta todo lo larga (16) que era mi polla e incluso hacía algo con la garganta que molaba mucho... Pero fueron sólo 30 segundos, así que me fui al baño y en menos de 20 segundos me corrí (otra cualidad de los adolescentes). Nunca más volvió a pasar, aunque lo intentamos, una vez ya con la punta en la boca a él le dio un repentino sentido moral y de la amistad y que eso estaba mal... y otra cuando se la metió en la boca, a los 18 o 19, me la mamó 5 segundos pero me gustaba demasiado como lo hacía y me dio como miedo... creo que me sentí mal viendo a mi mejor amigo en esa posición, no sé.

Si Julito lee esto me asesina... y no me extraña, son cosas muy íntimas que ahora que estoy terminando el post no sé si es moral que publique. Pero bueno, la identidad de Julito está totalmente protegida, al fin y al cabo he contado el pecado pero no el pecador.

Hay muchas más historias. Pero son cosas del pasado, a pesar de que el otro día hicimos un remake de desnudarnos juntos en su casa y desayunar con toda naturalidad a ninguno se nos levantó (adultos...). Pero el fin de semana que viene lo más probable es que cuente una historia morbosa con Julito porque nos vamos de sex-club, que él no ha ido nunca y a pesar de su receptivo culo y su hábil garganta no piensa usar sus poderes sexuales en nuestra morbosa juerga... siente la necesidad de conocer ese ambiente pero no quiere ponerle los cuernos a su novio y yo le he tentado con algo tan inocente como ir sin camiseta o desnudo por un local, a mí sólo eso ya me basta. Ya os contaré.

Nota: Notaba que estaba empalmado mientras escribía, pero resulta que estoy pingando de preseminal... pero a tope!



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Relato para un 10...sigue así que nos pones mucho

Pedro dijo...

Jajaja!! Buenísimo!! Pues me alegro un montón que en esos momentos os lo pasarais tan bien, hoy son historias que es chulisimo recordarlas. Gracias por compartir estos relatos.

Observatorio Gay Granatense dijo...

Pues cuando quieras te pasas por GRANADA y haces otro remake de andar desnudo por la casa, o jugar a la consola con el joystick que no es.... jejejeje... aunque yo, al contrario que JULITO, no me esconderé en el baño para correrme.... ¡Y contigo menos...!

Anónimo dijo...

Me ha encantado este post, y si a ti se te ha puesto dura escribiéndolo no te imaginas como se me ha puesto a mi leyéndolo

Le Morbo dijo...

Gracias por los comments!

Observatorio... si voy a Granada por supuesto te aviso para hacer nudismo casero. :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...